LA HORA DE LOS ZOPILOTES INMOBILIARIOS

LA HORA DE LOS ZOPILOTES INMOBILIARIOS

POR RAÚL A. RUBIO CANO

La barbarie de los zares inmobiliarios no se detiene y a como dé lugar, buscan seguir haciendo de las suyas, aceleradamente, antes del cambio de gobiernos municipales y de la llegada de AMLO al poder político de la Nación.  Saben que sus días están contados, no sólo por la fuerza del gobierno federal que va contra tanta corrupción, sino también, por los diferentes movimientos vecinales que luchan contra esa codicia de fuertes capitales inmobiliarios y malos políticos, porque afectan severamente a ciudadanos y ecosistemas. Nuevamente, en estos días, amenazó el municipio de Monterrey a los vecinos de Tanques, en la Independencia, para comprar sus propiedades, porque ya les urge realizar la mentada Interconexión con Valle Oriente. Igualmente, en el municipio de Santiago, Javier Caballero, hace lo imposible por mantenerse tres años más en el poder de esa municipalidad (aunque su situación tiembla ante la CEE, por lo desaseado del reciente proceso electoral en Santiago) y, busca con el apoyo del priista Marco González, que va para el distrito 26, cumplir los compromisos entablados con los dueños de la histórica Fábrica de Hilados y Tejidos El Porvenir (que data de 1871), Nicolás y Roberto Rodríguez González, quienes impulsan dos desarrollos urbanos en viviendas, edificios de usos múltiples, centros comerciales, denominados: Distrito Nuevo Santiago (en Los Cavazos, en 200 hectáreas) y Cercado-La Boca (atrás de la Fábrica El Porvenir en 20 hectáreas) en donde, considerando a 5 mil pesos el metro cuadrado, tendríamos un posible “negocito” de 11 mil millones de pesos y eso los trae locos desde hace rato, porque “misteriosamente” hace cinco años se quemó ese “museo de sitio” de la industria regiomontana que era El Porvenir (igualmente se quemaría la mantequera de Industrias González, en Monterrey, con un mes de diferencia, que es de los mismos dueños, y otro sitio histórico del desarrollo industrial metropolitano). Así las cosas, el Distrito Cercado-La Boca, se abriría con avenida desde la plaza del Cercado y se iría al lado de la Fábrica El Porvenir, construyéndose en ella centro comercial que afectaría y hasta destruiría el tradicional comercio local y, acabaría con el arroyo Dolores, también con la acequia que surtía de agua desde La Cola de Caballo a dicha fábrica y, un bosque de sabinos con árboles centenarios de 40 a 50 metros de altura, amén de instalaciones deportivas y recreativas, en sí, eliminarían gran pulmón urbano. La destrucción en el Distrito Nuevo Santiago, igualmente sería atroz por la afectación de escurrimientos de las montañas a la presa de La Boca; no digamos el impacto vehicular por la Carretera Nacional con unos 30 mil automóviles de los habitantes de unas 10 mil casas en ambos Distritos. En todo este “desarrollo” inmobiliario, obviamente, se carece de una concepción metropolitana. Toda esta voracidad de unos cuantos, va siendo detenida por la lucha vecinal; el INAH, el 25 de julio pasado, indicó que no ha otorgado permiso alguno para obras en El Porvenir; empiezan ya, los triunfos vecinales ¡Órale! raurubio@gmail.com

Roberto Guillen

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Read also x