BIENVENIDOS A LA TRIBUNA DE LOS DEMOCRATAS

ROBERTO GUILLEN
En la Tribuna Libre de “Méjico” hubo maestro de ceremonias de lujo. Sí, en su 37 aniversario el viejo Herminio Gómez contó con la valiosa participación del maestro José Luis Esquivel, quien le imprimió un toque especial a la tardecina, donde se dejaron ver un cúmulo de activistas y otros luchones que siguen alimentando la terquedad por cambiar al mundo. A sus 87 años de edad, el viejo Herminio luce lucidamente airoso. Nada que ver con el ruinoso bastón, ni con las maquilladas agruras de esos hombrecillos que tan solo llegaron al Poder para cajetearla.
Y el maestro Esquivel lo subraya con puntual profesionalismo: lo que me gusta de Herminio es el desinterés que anida en su activismo político. Nunca lo verán correteando por el hueso, ni suspirando por contonearse en las esferas del Poder y el Dinero.
Y es que ya ven ustedes el espectáculo bochornoso que escenifica el joven gobernador al encuerar a los caciques de San Nicolás, con sus caserones y otras riquezas inexplicables. Pues por eso la Honestidad y el Idealismo no hicieron click con los ambiciosos y descafeinados panuchos persignados. Y no es que el Samuelitto se las quiera dar de justiciero y atacar frontalmente a los corruptos. Nou, nou, nou…esa jugarreta mediática suena más a un “quítate tú para ponerme yo”; a un “ya robaron mucho”, me están estorbando, háganse a la chingada; a un, miren nicalaítas, miren que mugrosos y corruptos son los panistas, ahora mejor voten por mi negocio el Movimiento Ciudadano, que ya me urge invertir en la campaña del 2024…Ja.
Bueeeno, bueeeno, volviendo a la Fiesta del Viejo Herminio, cuando el maestro José Luis Esquivel describió al evento como una Fiesta de la Palabra, tocó una fibra sensible en mi Espíritu y me animé a tomar el micrófono para estrenarme en la Tribuna Libre de “Méjico”. Que los mirones terminan por convertirse en una estatua de sal y cobardía. Que es preciso Participar y ejercer una Libertad por la que lucharon tantos apasionados de la mexicanidad. Apenas el micrófono reprodujo el eco de mis palabras, me redescubrí como un Demócrata en activo. Un festivo invitado al banquete de la Libertad de Expresión. Y sin más rollo, después de felicitar al viejo Herminio, por posibilitar una tribuna libre para abrir el Debate, ingrediente sustancial en toda Democracia, invitamos a la concurrencia a leer mi obra El Ser Demócrata, auspiciada por la Comisión Estatal Electoral, donde entrevistamos a 40 figuras de la sociedad regiomontana. Lo único que tienen que hacer es ingresar al google y escribir: El Ser Demócrata, Roberto Guillén.
Por su atención Gracias, y que tengan un feliz domingo.