EL DESPRESTIGIADO PRESIDENTE EN SU LABERINTO

EL DESPRESTIGIADO PRESIDENTE EN SU LABERINTO

POR DANIEL BUTRUILLE

 El presidente Peña Nieto sigue privilegiando su salvación personal aun sabiendo que sigue hundiendo las probabilidades de éxito de su candidato presidencial. Dará cualquier cosa para preservar la impunidad, aún si de esta manera asegura una derrota estrepitosa para José Antonio Meade. Las declaraciones de la Secretaría de la Función Pública con relación al caso Odebrecht, la obstinación en disimular la relación entre las declaraciones hechas en Brasil y la situación del ex director de Pemex, Emilio Lozoya, en su momento coordinador internacional de la campaña del candidato Peña Nieto, demuestran que aún a costas de la pérdida total de credibilidad internacional (que ya no le importa en lo más mínimo), sigue borrando de manera grosera las huellas acusatorias en su expediente. Las implicaciones para el proceso post electoral siguen siendo ominosas. La ley de Seguridad Interior será solamente un pretexto. La transición pacífica del poder en una democracia requiere que haya respeto a las instituciones electorales y sobre todo, respeto al voto. Ya tuvimos evidencias repetidas durante el último año que los tribunales electorales no garantizan respeto a la autonomía de las instituciones encargadas de organizar y sancionar los procesos electorales. No garantizan el respeto al voto. Sin contar que dichas instituciones no muestran una fortaleza y una convicción democrática muy sólida. Cuando no se puede convencer, solamente queda vencer. Sería muy lamentable que el responsable de garantizar el transito democrático se transforme en un instrumento de la violación abierta de la decisión popular. Ojalá haya corrección de rumbo en esta etapa final. butruilled@hotmail.com

Roberto Guillen

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Read also x