RAMIREZ Y LOS MEANDROS DE LA CORRUPTOCRACIA

RAMIREZ Y LOS MEANDROS DE LA CORRUPTOCRACIA

POR ROBERTO GUILLEN

 

Con la delicia de presenciar la lectura de un excelente texto dramático, salimos anoche del Colegio Civil, queridos lectores , donde la Universidad Autónoma de Nuevo León le rindió tributo a Felipe Villarreal, autor de Corruptocracia, la pieza que se agenció el Premio Nacional de Dramaturgia Emilio Carballido 2016.

Y claro, ahí estaba el autor, flanqueado por el Dr. José Garza, Secretario de Extensión y Cultura, y Hernando Garza, conocedor en la materia, quienes presentaron al dramaturgo, antes de que el maestro Rubén González Garza diera el campanazo para que los actores Jesús Vázquez Blake y Juan Benavides, nos deleitaran con los registros de su voz al dar lectura a la pieza.

Montado en sus 30 años de burócrata, el licenciado Ramírez trata de tirarle la mexicanísima mordida a un lugareño del ejido Pajaritos que ha venido a solicitar la apertura de un pozo para satisfacer la necesidad del vital líquido.

Entre reticencias y embrollos, la voz temblorina de Ramírez termina por ubicar al parroquiano: Se necesita dinero.

Al presentar el reporte ante el ingeniero Torres, su jefe, el dramaturgo nos traslada con la Ley de Herodes, al presentarnos el lenguaje descarnado que usan los políticos y servidores públicos, cuando se dan una encerrona y en ausencia de sus gobernados: Los otros no importan, que tan solo se trata de un negocio.

En la escalera del poder se cagan los unos a los otros. Si el licenciado Ramírez se torna chilangoide ante su peticionario, frente al Ing Torres, es cagado a palabras, tal como lo hace una paloma con una estatua.

La misma humillación pasará Torres cuando entre al privado del Gobernador, quien carece de todo sentido por trascender . Ya va de salida y le urge amasar una fortuna, sin importar a quien se lleva en el camino. Pero sus ambiciones se estrellan frente al ambicioso senador que aspira a la Presidencia de la República, quien a su vez, termina pedorreado por el Presidente en turno,

Un hilo conductor vertebra a la fauna del Poder. El andamiaje de la corruptocracia descansa en una jugada cada vez más pestilente: El Pacto de Impunidad

Roberto Guillen

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Read also x