NAPO,NAPITO,NAPOLEON…

NAPO,NAPITO,NAPOLEON…

POR RAÚL A. RUBIO CANO

Toda una campaña de desprestigio en los últimos días contra el dirigente sindical minero, Napoleón Gómez Urrutia, se ha desatado fincada en una serie de mentiras que cual na zis sus voceros, buscan repetirlas miles y miles de veces para según ellos, convertirlas en verdades y por supuesto, todo encaminado a golear a Andrés Manuel López Obrador por haber palomeado a Napoleón como candidato al Senado de la República por Morena. Definitivamente, ese “odio jarocho” contra Napoleón, puede tener mucho su explicación, en lo siguiente: Los grandes “señores de minas” de México y sus socios de empresas trasnacionales, han sacado desde el año 2001 al 2010 en el territorio nacional, el doble de oro y la mitad de plata que la Corona española realizó en 300 años de conquista y coloniaje (1521 a 1821). Asegura Carlos Fernández Vega, en su página “México S.A.” en el periódico, La Jornada del 9 de abril de 2015, que: “En esa década panista, con Fox y Calderón en Los Pinos, los corporativos mineros obtuvieron 380 toneladas de oro y 28 mil 274 toneladas de plata de las minas mexicanas, contra 182 y 53 mil 500 toneladas, respectivamente, en los tres siglos citados. Ello, sin olvidar que 20 años atrás las invaluables reservas nacionales de cobre se entregaron a una sola empresa, Grupo México, cuyo dueño, Germán Larrea (el segundo hombre más rico del país), ni siquiera hizo el intento de rescatar los cuerpos de los 63 mineros que, cinco años después de la explosión, se mantienen bajo cientos de toneladas de tierra en la mina Pasta de Conchos, Coahuila. Si se actualizan las cifras hasta 2014 (últimas disponibles), la depredación de los colonizadores españoles se quedó corta frente a lo alcanzado por un grupúsculo de impunes barones de la minería (nacionales y extranjeros) cobijados por los últimos cinco inquilinos de Los Pinos (de Salinas, Zedillo, Fox, Calderón y Peña Nieto), con la complicidad del Congreso que se dice mexicano. Lo anterior, porque sólo entre 2011 y 2014 el saqueo de oro mexicano sumó unas 430 toneladas adicionales (en cuatro superaron la extracción de 300 años de Corona española) y 22 mil toneladas de plata”. Por lo tanto, ante un candidato a la Presidencia que ofrece poner alto al saqueo de la riqueza nacional, riqueza del pueblo y que va contra la corrupción, es normal que tenga que rodearse de gente organizada que pueda enfrentarse a estos modernos “señores de minas” que en 10 años se llevaron mucho más de lo que la Corona Española tardó 300 años. Napoleón dirige un sindicato nacional de mineros muy organizado y disciplinado y además, en fraternas y orgánicas relaciones con los sindicatos mineros más grandes del mundo; así las cosas, Germán Larrea y demás saqueadores del subsuelo, están haciendo lo imposible para eliminar a López Obrador y no se diga a Napoleón y el Sindicato Minero Nacional que dirige, porque el nuevo gobierno de Obrador, pararía de una vez por todas ese maldito saqueo ¡Órale! raurubio@gmail.com

Roberto Guillen

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Read also x