LA MUÑECA Y EL GANGSTER…

LA MUÑECA Y EL GANGSTER…

POR ROBERTO GUILLEN

Queridos lectores:

Hurgando en mis caóticos archivos, me topé con está reseña que hace unos diez años  o más, escribimos sobre una pieza del maestro Xavier Araiza. Y como la narrativa nos pareció deliciosa, pues aquí se las comparto, que la disfruten:

 

Original de Xavier Araiza, la muñeca y el gángster es una obra de teatro que ilustra la categoría demencial que alcanzan las relaciones de pareja. Es un diálogo de violencia,desprecio,vacío y locura. Un close up a la miseria humana.

Fofo, grotesco y sobre todo absurdo, el gángster, encarnado por el actor Ariel Arty, representa el más allá de la decadencia. Su consorte, representada por Rocío Esparza, es una ilustrada rebelde que desemboca entre la nostalgia, botellas de tequila y los desfiguros de su amante cocodrilo.

***

La mujer es anclada a la basura humana.

***

Ella despotrica contra todo. Encarna la conciencia del intelectual que flota sobre su derrota; pero incapaz de abstraerse a la órbita en trono a la cual gira su existencia. Otra Rémora. Es una lisiada existencial.

El montaje brechtiano es intimista y exigente. Araiza evita el show de luces y otras espectacularidades. Actriz y actor juegan con el Teatro. Nos encontramos ante dos seres humanos que simplemente se hablan a secas, como si se estuvieran tiroteando a palabras. La secuencia del diálogo es tan explosiva y absurda que cae en la impotencia de vivir,amar,follar y… continuar dialogando.

Sólo la muerte consigue interrumpir la cancerígena complicidad de la muñeca y el gángster.

Pareciera que compiten por ver quién se arranca la vida primero. La descomposición de su amasiato es el espejo de la putrefacción social. Por un lado el gángster, mientras retaca sus fosas nasales con «la caspa del diablo», estentóreamente exhibe su intolerancia contra los ejercitantes de una sexualidad diferente a la suya…

«Esas son perversiones,desviaciones diabólicas…¡Puuutos! ¡Eeeso no me gusta!

Su concubina dispara  contra los esperpentos que le han tronchado el sueño de la juventud que antaño luchaba por la Igualdad:

«Reyes Tamez Guerra…Alere Flamam Veritatis…un ex porro dirigiendo la educación del país».

Pero la voz conciente de la muñeca rota es sofocada por la demencia de otro esperpento, como prolongación de la maquinaria esperpéntica que multiplica sus engendros con la infinitud de las matemáticas.

***

La mujer es un rehen de la cosa

***

Sensualidad y conciencia libertaria no fueron suficientes para desprenderse de la marrana manera de vivir supeditada, tanto a su vanidad como al brillante oropel que otorga restregar el sexo con el de un gángster.

Y sin embargo consigue recordarnos que:

«La Belleza será subversiva o no será…el arte será libre y provocador, o no será». Es importante mencionar que la representación se llevó a cabo en el salón Belver del Hotel Howard Jhonson, auspiciado por el Partido del Trabajo, quienes rindieron homenaje a Armando Zurita, un incansable luchador social, desaparecido años atrás. Cuando un partido se interesa por el arte y la cultura, se enriquece a sí mismo y a la sociedad que pretende gobernar.

Roberto Guillen

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Read also x