LA ZORPILA

LA ZORPILA

POR ARISTEO JIMENEZ

La Zarpila es un travesti que por las noches busca hombres para llevarlos a la cama. En el día es un policía de una corporación municipal, bien machote con cuerpo de gimnasio, que se divierte hostigando a jovencitos que se drogan con tolueno en lo alto del cerro del Topo Chico, su método de trabajo es el siguiente, les pone la pistola en la cabeza y los hinca en el suelo para obligarlos a decir la siguiente oración—-Juro por mis padres que jamás me volveré a drogar, de hoy en adelante seré un ciudadano ejemplar y trabajaré en bien de mi familia y de la sociedad—- dicho esto les da unas patadas por el culo y los manda para su casa, con la amenaza de que si hay reincidencia les meterá un plomazo en medio de los ojos. Los sábados y domingos, días de su descanso, se aparece en la Cervecería El ídolo vestido de loca rubia exuberante, tacones estileto y vestido rojo. Busca sexo con los albañiles que le atraen por el sudor de sus cuerpos y la ropa salpicada de cemento. Cierta vez la vi, ya bien borracha subir al techo de la piquera y lanzarse al vacío, corrí para detenerla pero me fue imposible alcanzarla, me asomé a la calle donde esperaba ver su cuerpo hecho cagada, pero no había rastro alguno, fue cuando algo paso zumbando a mi lado y la vi elevarse por el aire. Increíble La Zarpila volaba, su vestido ondulaba con el viento, y sus zapatos plateados brillaban con la luz de la luna llena. Al principio pensé que era parte de las nuevas adquisiciones de tecnología para la policía, pero no le vi que echara humo o llevara tanques de combustible sobre su espalda. En estos últimos días aparecieron en varias partes de la ciudad cuerpos de hombres sin cabeza y sin el miembro viril con vestimenta de obreros de la construcción. La procuraduría de justicia del estado citó a rueda de prensa hoy por la mañana, achacó los crímenes a un grupo de la delincuencia organizada, sin especificar uno en concreto.Hace media hora llegué al Ídolo, apenas voy en la primer caguama y La Zarpila va llegando.

Roberto Guillen

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Read also x