LA HORA DEL DESPRECIO…

LA HORA DEL DESPRECIO…

POR DANIEL BUTRUILLE

 

Cuando el gobernador reconoce que no puede hablar de política porque el INE lo “jode”, ni siquiera es un medio gobernador como lo hemos señalado. No es gobernador. Punto. Gobernar es hacer política. Quien no pueda hacer política, no puede ser gobernador. ¿Cómo será posible que lo que es elemental y que el propio involucrado reconozca públicamente frente a cinco mil acarreados, por más que sean casi niños todos, no sirva con la honradez, la valentía, el honor vaquero, para aceptar que está jugando un juego sucio y que nadie le valida su apuesta deshonesta? ¿Cómo es posible que en menos de dos años, Nuevo León haya caído de un gobernador ciudadano a un fantasma de gobernador disfrazado de candidato independiente a la presidencia de la República, por intereses mercantiles de lo más despreciables? Nuevo León merece mucho más y los políticos (¿serán realmente políticos o mercenarios?) que apoyan al pony  brincolín muestran su servilismo a un sistema político que solamente procura su sobrevivencia para seguir explotando al país seis años más. Consuela saber que los empresarios decidieron no atender la cita en el gimnasio Nuevo León y que parte de la partidocracia se deslindó de este ejercicio tan inútil como costoso. Los esfuerzos del sistema político actual para mantener el control de la ubre que alimenta tantos corruptos avorazados e inútiles suenan a desesperación y a pataleo.  Solamente esperamos otros anuncios de las fuerzas políticas que prometieron un nuevo sistema político. Sistema que se está tardando en dar color y consistencia con el nuevo Frente Ciudadano por México. Frente a las insolencias del Bronco y del sistema político actual, ¿habrá realmente capacidad de propuesta para despertar el interés de un electorado disgustado con la corrupción, con un PRI descalificado por Peña Nieto, Gamboa Pascoe, Ochoa Reza, Rodrigo Medina y otros tantos gobernados indecentes? Cualquier cambio necesitará una alta participación electoral para contrarrestar las maniobras maquiavélicas del PRI. Lo que ocurre actualmente parece orientado a desanimar la participación electoral. Falta todavía muchos meses para animar la participación electoral, la cual, junto con el grito contra la corrupción serán los factores de éxito de la campaña de 2018. PD. Cambios. Que no se hagan Arturo Salinas y Marco González. Mientras siga el autoritarismo de la partidocracia, sus discursos son inútiles y patéticos. No cambia nada.  La ciudadanía espera algo más. Algo auténtico. butruilled@hotmail.com

Roberto Guillen

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Read also x