EL PRESIDENTE QUE NO SABIA ESCUCHAR

EL PRESIDENTE QUE NO SABIA ESCUCHAR

POR DANIEL BUTRUILLE

En el grupo Atlacomulco, no le enseñaron a Enrique Peña Nieto, que el fundamento de la Mejora Continua, es saber escuchar las quejas y establecer planes de acción para aplacarlas. En términos políticos, Mejora Continua se traduce en voluntad para solucionar los problemas de las mayorías. Él, no sabe escuchar quejas. Las considera cómo molestias o estorbos. Hasta cómo hostiles. Por esto, no quedará en la historia de México como un gran presidente. Ni siquiera quedará en la historia de México. Solamente como un renglón en los diccionarios o como se llamen los Wikipedia de los tiempos futuros. El buen líder sabe escuchar quejas, entender inconformidades. Peña Nieto sólo espera escuchar aplausos. Por esto, el país se ha estancado, y peor, se ha hundido en 5 años de una presidencia equivocada. En su enfrentamiento con María Elena Morena, presidenta de Causa en Común, solamente destacó los reclamos. No hizo intento ninguno para validarlos y menos para solucionarlos. Quería aplausos. Escuchó reclamos. No supo sacarles provecho. Es un mal presidente. ¿Se atreverá a reclamarle al FMI, como le reclamó a María Elena Moreno, por los resultados de la Consulta IV que publicó el FMI sobre la economía mexicana y sus perspectivas? ¿Se atreverá a reclamarle al FMI su observación que la debilidad en el estado de derecho mermó los impactos positivos de las reformas? ¿Se atreverá a reclamarle al FMI su consejo de dar prioridad a los cambios legislativos para atacar la informalidad, la corrupción, la delincuencia organizada y la inseguridad? ¿Se atreverá a oponerse a la recomendación de “mejorar la eficiencia y la calidad de las instituciones judiciales y policiales”, misma que le hace María Elena Moreno, regañada porque no propició aplausos? ¿Le reclamará al FMI su exigencia de implementar el Sistema Nacional Anticorrupción, nombrar fiscal especial para combatir la corrupción, estatal y municipal, incluso la del sector privado? No tenemos presidente capaz de enfrentar problemas y ofrecer soluciones. Tenemos un ególatra que no tiene la menor idea de cómo solucionar problemas. El proceso electoral que inicia deberá enfocarse a encontrar un presidente capaz de solucionar problemas. Favor de descartar a los ególatras. Le urge a México. Y más a los mexicanos. butruilled@hotmail.com

Roberto Guillen

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Read also x