OPERACION MILAGRO

OPERACION MILAGRO

 Por Lupita Rodríguez Martínez

Monterrey.- Cualquier discapacidad limita a las personas para desarrollar su vida a plenitud. Tal es el caso de alumnos que sufren debilidad visual.

Pero, con tan sólo un examen de la vista y la donación de lentes, la situación del alumno cambia en el aula y en la casa satisfactoriamente, ya que mejora su rendimiento escolar y su convivencia familiar.

Mediante el Programa de Lentes Gratuitos para alumnos de primaria y secundaria con debilidad visual, emprendido en el Congreso del Estado por el Grupo Legislativo del Partido del Trabajo, con el apoyo de estudiantes de Enfermería de la Preparatoria Técnica Emiliano Zapata, la vida de miles de alumnos ha cambiado en el salón de clases y en sus hogares.

La expectativa es que dicho Programa se extienda a la comunidad en general, mediante la apertura de un Centro Oftalmológico que desde hace años se viene gestionando en el Hospital Clínica Tierra y Libertad.

Dicho Centro forma parte de la Operación Milagro que ha devuelto la vista a millones de personas ciegas y sin recursos en decenas de países de América Latina, a iniciativa de Fidel Castro y Hugo Chávez (qepd).
Es la historia que inicia 1956, con la Liga contra la Ceguera, fundada en Cuba por un grupo de oftalmólogos financiados por un patronato mediante donaciones de la población, pero que decayó después de la victoria de la Revolución Cubana, pues la mayoría de los médicos dejaron a sus pacientes al emigrar a los Estados Unidos.

La historia prosigue con el personal que no desertó y se mantuvo fiel al proyecto, quienes en 1988 participan en la creación del Centro de Microcirugía Ocular, el cual fue colocando a Cuba en los primeros lugares a nivel mundial en materia de cirugía de cataratas, miopía y glaucoma.

De todas partes empezaron a llegar pacientes para ponerse en manos del doctor Ramón Pando Ferrer y de su equipo médico, cuya reputación se extendió por todo el mundo hasta lograr la construcción del Instituto Cubano de Oftalmología, en donde surgió la Operación Milagro.

El periodista español Ignacio Ramonet recuenta la historia del doctor Marcelino Ríos, actual director del Instituto, a quien Fidel Castro le pidió, como un favor, recibir un sábado 9 de julio del 2004, a un grupo de 50 pacientes venezolanos que llegarían de Caracas para ser operados de cataratas.

Al día siguiente, Fidel llama para felicitarlos y preguntar si podían operar a más gente, pues no se había explicado bien claro, porque en realidad lo que quiso pedir era operar a 50 venezolanos… ¡por día!

Para ello, se establece un puente aéreo Caracas-La Habana, ya que cada paciente viajaba acompañado por un pariente, a quienes los servicios médicos de Cuba sometían a exámenes de salud multidisciplinarios, con el fin de detectar afecciones y padecimientos crónicos que también atendían.

La Operación Milagro fue anunciada hasta el 21 de agosto por Fidel Castro y Hugo Chávez, quienes tras informar que ya se había operado a más de 50 mil pacientes, divulgan la existencia del convenio y plantean operar a seis millones de latinoamericanos con problemas oculares en una década.

Al año siguiente del anuncio, la Operación Milagro abrió varios centros oftalmológicos en Venezuela, atendidos por cirujanos oftalmólogos cubanos, con las técnicas más avanzadas y con equipos de alta tecnología.

El nombre de Operación Milagro surge porque los pacientes al recuperar la vista siempre exclamaban “¡Es un milagro!”, pues muchos ya habían perdido toda esperanza tras peregrinar por diferentes servicios de salud en sus respectivos países y ahora lloraban de emoción al poder ver por primera vez o después de largo tiempo.

Hoy día, la Operación Milagro cuenta con una red de 50 centros oftalmológicos con 82 posiciones quirúrgicas en 14 países de América Latina y el Caribe, porque los comandantes de la revolución cubana y bolivariana decidieron ampliar el servicio a otros países, incluyendo a México, ya que en el mundo, según la Organización Mundial de Salud (OMS), existen 45 millones de ciegos y la mitad de ellos lo son por causa de las cataratas y porque son pobres, lo que significa que con una simple operación quirúrgica cerca de 25 millones pueden recuperar la vista.

Roberto Guillen

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Read also x