LA PROTESTA DE LOS HISTORIADORES

LA PROTESTA DE LOS HISTORIADORES

POR RAÚL A. RUBIO CANO
El próximo sábado a las 9:00 horas se realizará sesión-desayuno de los integrantes de la Sociedad Nuevoleonesa de Historia, Geografía y Estadística (SNHGE) en el restaurante El Charro, Carretera Nacional, paraje de El Álamo, municipio de Santiago, Nuevo León, aseguró a esta columna Carlos Tolentino. Agregó, que la SNHGE realizará ese evento como una muestra de defensa de los monumentos históricos en la entidad, ante la rapacidad de sinvergüenzas que los han ido eliminando, en este caso, se presume que el tradicional restaurante de El Charro (por tener su edificación la forma de un sombrero de charro) será derrumbado ante las obras de vialidad para dar acceso a los nuevos desarrollos turísticos en la presa de La Boca y que la Secretaría de Economía del gobierno Bronco, que dirige Fernando Turner, busca sacar adelante a como dé lugar y hasta la fecha, sin contar con permiso de ningún tipo, haciendo uso de los terrenos limítrofes de una obra hidráulica de la Federación, que abastece del vital líquido a los regios desde los años cincuenta del siglo pasado. Sin embargo, como dice el dicho: “El camino al Infierno, está empedrado de buenas intenciones”. Ya que preguntamos: ¿realmente ese desayuno servirá en algo para detener esa destrucción de El Charro? Porque en realidad, mientras que en otros estados de la República se tienen sucursales del Instituto de Bellas Artes (INBA) que protege las edificaciones a partir del siglo XX (ya que el INAH llega su protección hasta el siglo XIX), en el caso de Nuevo León, estamos desamparados y por lo visto, es un desamparo provocado para beneficiar a los destructores y saqueadores en esta entidad. En ese sentido, esa reunión de la SNHGE no molesta para nada la rapacidad que busca aplicar Turner en la zona de La Boca y se llevará de encuentro a El Charro o lo que se le atraviese, porque legalmente, no hay sustento alguno que pare esa maldad y por lo visto, hacer ese tipo de desayuno por la SNHGE, suena más a una “ficción de defensa arquitectónica” que a una real lucha para eliminar a ese ilegal proyecto de desarrollo turístico de Turner y sus amigos. Se ven muy falsos y de suma ignorancia en el tema –aunque se las den algunos de muy chichos en eso de la defensa del patrimonio- porque definitivamente, no es con desayunos al estilo de un decrépito club de Tobi como se resolverá ese asunto, más, cuando estos historiadores ni siquiera le atoran a poner un alto al saqueo de documentos históricos como los que se apropió Israel Cavazos y que luego traficó con la Fundación Ildefonso Vázquez Santos, un caso gravísimo y que sigue hablando muy mal de tales señores que ahora quieren defender edificios y que no han hecho lo imposible porque tengamos en la entidad una sucursal del INBA. Por eso creo, que la unidad y la lucha contra la destrucción del patrimonio cultura, viene por otro lado ¡Órale! raurubio@gmail.com

Roberto Guillen

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Read also x