VILLARREAL LANDEROS EN LA NOCHE DE LOS ACTIVISTAS

VILLARREAL LANDEROS EN LA NOCHE DE LOS ACTIVISTAS

ROBERTO GUILLEN

Ver a Villarreal Landeros con esa espuma de sonrisa, y su respectivo reconocimiento, me transmite la bendita sensación de que cumplimos con la Liga de Periodistas Carlos Monsiváis. Será una postal para la historia, para las delicias del recuerdo, para flotar en la Nostalgia y brindar por las luchas de un ícono universitario. El punto es que las cosas, los eventos y los reconocimientos se tienen que hacer, y disfrutar. Por tanto, celebro por partida doble, que una vez más lo conseguimos. Porque bien lo dijo Octavio Paz, somos tiempo. Y es preciso inteligir el ritmo de nuestros días. Ni si quiera su Alma Mater ha procurado extenderle un gesto de reconocimiento. Y es que nuestro homenajeado es algo así como un relámpago en el debate. Ante la fauna de las inercias, nomás no perdona. “Somos o no somos”, le escuché decir en una ocasión, cuando le solicité su espacio para celebrar las Mil Ventanas de Caín , en la tardecina de un 31 de diciembre. Osea, osea, eso de andar con vacilaciones y requiebros, pues no va con nuestro personaje, un indiscutible liderazgo entre los abogados de Monterrey. Si, una vida marcada para luchar contra Goliat. Tan es así, que su despacho se ha convertido en una regiomontana escala de rigor para todas aquellas nostalgias que un día soñaron con derribar la abismal desigualdad que nos caracteriza como nación. Lo mismo han desfilado los zapatistas, que guerrilleros de las FARC y comunistas de la talla de un Valentin Campa, o un Cárdenas o un Demetrio Vallejo, o un Heberto Castillo, incluyendo a los ideales del país caribeño que tooodavía lucha contra el Goliat Gringo. Bueno, tampoco nos interesa abrumarlos con la biografía del lic. Ernesto Villarreal Landeros, por hoy, sólo me resta levantar mi copa y brindar por esa triunfal sonrisa que conseguimos dibujar en su rostro. Por su atención y comprensión, Gracias. La Liga de Periodistas Carlos Monsiváis continuará con su avispado radar, siempre oportuno y consecuente.

Roberto Guillen

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Read also x