Hoy sábado, 18th mayo 2024
Últimas noticias

Lo que mueve al mundo

¿DÓNDE QUEDÓ LA SENSIBILIDAD?

¿DÓNDE QUEDÓ LA SENSIBILIDAD?

ROBERTO GUILLEN

En la estación Hospital del Metro de Monterrey, el abogado y activista Jaime Noyola es atraído por la imagen del célebre Eugenio Garza Sada.

«Mira, Guillén…mira…¿Dónde quedó la Sensibilidad?

Y la pregunta de Noyola me perseguirá por semanas enteras. Por ejemplo, al contemplar el Cerro de La Silla…dónde quedó la Sensibilidad? Al maravillarme por enésima vez de la Sierra Madre…dónde quedó la Sensibilidad? Al ingresar al Centro Cultural La Bolitta…dónde…dónde quedó la Sensibilidad?

Una pregunta que podría sonar hueca en los labios de cualquier diputaducho, pero no así en la voz de Noyola, que antes de abordar el Metro, se ha encontrado con una vecina de la colonia Las Puentes, a quien le ha llegado el recibo del agua en unos 70 mil pesos, y literalmente se ha atravesado ante las autoridades de la Profeco para evitar que la parte quejosa sea afectada con el abusivo cobro. Ya van varias personas que acuden al apoyo de la Alianza de Usuarios, a causa de los altos cobros en el recibo del agua, por lo que en las oficinas de la Profeco ya nos reciben con familiaridad. Y el periodista iconoclasta se lamenta de no traer el aparato adecuado para filmar esos instantes en que aparece la parte defensora de Agua y Drenaje, que esgrime sus fallidos argumentos por los altos cobros. Ante una ventanilla de conciliación, el abogado Jaime Noyola expone los argumentos de la persona representada que se niega a pagar una cantidad tan exorbitante.

Que placentero me resulta comentarles que en una ocasión Noyola fue recomendado desde el mismo Congreso del Estado, según me comentó el marido de una doña, a quien el activista le brindó su asesoría para defenderla de los altos cobros. Recuerdo que mientras Noyola y la doña pasaron a la ventanilla de conciliación, el don gustosamente trabó una conversación con este periodista iconoclasta. En el tono de su voz y en los gestos de su rostro se mostraba sorprendido ante la noble actividad que desarrolla el activista Jaime Noyola:

«Nos recomendaron con ustedes. Nosotros tenemos abogado, pero nos dijeron que mejor viniéramos con ustedes. Y me estoy dando cuenta que ustedes no lucran con la gente. Los felicito. La verdad es que uno se siente impotente y no sabemos a quien acudir. ¿Cómo vamos a pagar algo que no consumimos? No es justo».

Antes de continuar con las andanzas justicieras del activista Jaime Noyola, debo decirles que la Alianza de Usuarios se apagó con la muerte de Nacho Zapata. Tuvieron que pasar unos 10 años para que el abogado Noyola volviera a sentir el prurito de luchar contra las injusticias. De tal manera que Noyola ha regresado con bríos renovados, a tal grado que ya quiere inaugurar La Plaza de la Lucha Social, en esa esquina ubicada en la esquina de Matamoros y Escobedo, justamente contiguo al Congreso del Estado, donde las autoridades de otra legislatura, ambicionaban construir un estacionamiento, pero el movimiento ambientalista los paró en secó. Pero ha soplado el tiempo, y ahora la plaza luce un tanto cuanto abandonada y sin actividad alguna. Pasas por ahi y la encuentras fantasmal y sin cariño ciudadano. Cuando el activista Noyola ambiciona erigir una estatua a Nacho Zapata, otra a Javier Orellana Cota y una más a la formidable Señora Marqueda, mujer que amaba a la madre naturaleza.

También es preciso decirles que, en algunas ocasiones que he acudido al despacho del abogado Noyola, he sido testigo de la defensa jurídica que emprende a favor de las jóvenes madres que terminan bronqueadas con su Amor que un día les hizo ver el cielo azúl, pero que ahora es preciso pelearse por la pensión alimenticia.

Como ya le conozco varios casos de madres que carecen de recursos para solventar una defensa legal, mi curiosidad de periodista me condujo a preguntar:

Oye, Noyola, cómo es que este tipo de casos llegan a tu despacho?

«Me las mande el Padre de la Iglesia del Roble.

Roberto Guillen

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Read also x