ENTRE JOSEFA ZOZAYA Y LAS BAYONETAS DEL DESTINO MANIFIESTO

ENTRE JOSEFA ZOZAYA Y LAS BAYONETAS DEL DESTINO MANIFIESTO

ROBERTO GUILLEN

@iconoclasttablue

Como en las películas de todos los tiempos, todo era miel y felicidad entre el hacendado Manuel y Josefa Zozaya…hasta que se accionó el canibalismo territorial de los gringos, y ahí tienen ustedes la película belicosa de 1846, cuando nos arrebataron la tercera parte de nuestro territorio. Vaya manera de amar y armar el Teatro. Vaya exquisitez de amar y armar la Historia. Vaya perfume de Grandeza Regiomontana.

***

La simbiosis Galindo- Canales como un hechizo artístico para exorcizar el ruinoso estigma regiomontano de lo grandote.

La simbiosis Canales-Galindo como una fórmula mágica para evocar el perfume de lo Grandioso. Habemus talento y superproducción. Habemus un Teatro de la Ciudad vibrante y festivo, donde todos asistimos al trago traumático de la derrota. El Teatro de la Derrota. Me basta la primer escena para expresar que un Entrepreneur le ha cambiado el rostro al teatro en Monterrey. Mientras los patriotas de la Ciudad se enfrentan a los caníbales gringos del Destino Manifiesto, en el fondo permanece el Cerro de la Silla como un poema intocado. Como un testigo milenario de secretos encriptados. Como la sutil y misteriosa sonrisa de la Gioconda que ya barruntaba esa noche en que al Entrepreneur Fernando Canales Clariond se le quebraba la voz en el Teatro de la Ciudad, extasiado de júbilo, al experimentar lo poderoso que puede ser un Pueblo cuando se erige de la derrota. El teatro de la Derrota.

***

Fernando Canales Clariond o la Historia como una vital experiencia inmersiva llevada al teatro, donde rescata la figura pasionaria de Josefa Zozaya. La voz patriota de la heroína mueve los corazones de la soldadesca y su voz retumba por todos los rincones del Teatro de la Ciudad…menos en la nomenclatura de las principales avenidas de Monterrey.

¿Dónde estas Josefa Zozaya?, pregunta un periodista iconoclasta, mientras Ludivina Velarde vuelve a encarnar su patriótico grito de guerra:

¡ Josefa Zozaya, Preeesentee!

***

Bello y jocoso laberinto del tiempo en que nos enruta Hernán Galindo al presentarnos las acuciosas elucubraciones de un historiador en compañía de su pícaro discípulo. La gandalla conflagración como la síntesis de un pueblo calculador y con visión de futuro, frente a la ingeniosa y desorganizada mexicanidad. La Derrota como resultado de nuestro ancestral prehispánico divisionismo. Lo dijo Octavio Paz, el mexicano ningunea al mexicano.

Delicia de historiador. Delicia de contar una historia. Sí, el historiador como como un espeleólogo en los entresijos del Olvido herrumbroso. A medida que va descorriendo la sabrosura del hilo narrativo en que nos emboscaron los gringos con su canibalesco Destino Manifiesto, el Coraje y el Perfume de Josefa Zozaya se apodera de toda la atmósfera histórico-existencial…pero también del proscenio, de las butacas rojas, de la iluminación,de la estupenda banda sonora, de ese cañón perro y sangriento, de los espadachines y sus uniformes que los exhiben como escenográficos y contingentes soldaditos de plomo, de ese descafeinado general gringo enamoradizo…y de nuestro mismo palpitar.

¿Por qué te hemos olvidado Josefa Zozaya?

Foto: Festival Internacional Santa Lucía.

Roberto Guillen

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Read also x