Hoy sábado, 18th mayo 2024
Últimas noticias

Lo que mueve al mundo

LA CALLE ES LA MERMELADA DE LOS ACTIVISTAS

LA CALLE ES LA MERMELADA DE LOS ACTIVISTAS

Un domingo de agosto me enamoré de la calle. Y la gente me seguía por la plaza Morelos de Monterrey, que disfrutaba la función El Viacrucis del Obrero, protagonizada por mi rabia-locura que arrastraba una cruz de madera, un diablito que me prestó mi segunda madre y dos caguamas al cuello que llamaron la atención de los milicos que vinieron a marcarme el stop, pero felizmente no el and gou.

Los cachuchones sólo querían que me quitara los caguamones que porque se me podían quebrar. Y las regiomontanas fofas domingueras con sus huerquillos de frescura nirvánica me miraban a zoradas y los papitos bigotones reían simpáticamente con su panza caguamera revestidos con esa doble piel de su equipo perdedor.

En el drama callejero me acompañaba mi hermano César Naranjo, quien hacía las veces del patrón patán que sólo sabe pronunciar la palabra  ¡pro du cción! ¡pro du cción! ¡pro du cción!

No se que me pasó

Que de pronto empecé a invocar a la Serpiente Emplumada

¡Quetzalcoatl…! ¿dónde estas?

¡Pancho Villa! ¡Ayúdame”

(dice Carlos Monsiváis que José Revueltas nunca se hubiera cruzado de brazos frente a la troqueladora darwinista que estamos padeciendo)

Pues no sé que relámpago pasó. Fue algo tan repentino. Como cuando entras en trance y algo de quien sabe donde se atraviesa por la tatema y recuerdas algo fabuloso, irreal o insospechado. Después me sentí impulsado como un misil de juguete y terminé clavado en un bote de basura. Naranjo chicoteaba el tambo pero yo no quería salir. Sentí un intersticio de abismo gelatinoso. Sentí que se me apagaba el otro corazón. En el culo de la basura sus hedores me decían que no vale la pena luchar por nada, que la tragedia de ser mexicano ya no tiene remedio que Pemex ya valió madre que mejor me prepare para cuando la silueta de canela me traspase con su carátula de confort…what are you bussines?

Pero salí de la basura para enfrentar la rugosidad existencial; el primer performance en la historia de Monterrey. Por cierto que fue reporteado por César Cepeda del periódico El Norte, en cuya fotografía publicada aparece un señor gordito con una expresión de sorna, mientras arrastro la cruz de madera y claritito se ven las dos caguamas colgando antes de que me las quitara la policía. Esta fue la croniquita chida que se escribió el reportero Cepeda:

ANDAN EL VIACRUCIS DEL OBRERO

¡Gumaaaaaro….¿qué es lo que necesita el pueblo mexicano?

¿Qué necesitas obrero? ¿Nada?

Entonces arriba…bestia y anda…levántate…produce

Y por fin el obrero clama: “Pancho Villa, ayúdame” “Quetzalcóatl, ¿dónde estas?

Domingo en la tarde. Calle Morelos llena de paseantes, que se muestran sorprendidos y algo asustados, al ver pasar a un hombre sucio, con la ropa rasgada, una soga al cuello, y dos caguamas en mano, que es azotado por otros dos hombres.

La escena es parte del performance: El Viacrucis del Obrero, que escenificó La Cavidad Hereje, un grupo de teatro independiente, marginal, formado por tres jóvenes: Marcelo Leija, César Naranjo y Roberto Guillén.

“La propuesta es que la misma gente se de cuenta de la situación del obrero. Nosotros queremos representar un pedazo de la realidad y no hay un partido político atrás de nosotros, explicó Guillén.

El performance fue interrumpido un momento por elementos de Seguridad Pública que ordenaron retirar los dos envases de caguamas y la soga al cuello que llevaba el actor, que representaba al obrero mexicano.

Pero tal parece que el reportero se perdió al final porque no lo relata en su nota periodística, o seguramente el periódico no dispuso de más espacio. Porque al final termino rompiendo la cruz como inspirado en la obra de José Clemente Orozco, El Cristo que rompe su cruz”. A parte de que terminé “desmayado” en el suelo…a unos cuantos centímetros de las llantas cuatas de un ruta 67.

TEXTO TOMADO DEL LIBRO «LABIOS DE WARRIOR», (OFICIO EDICIONES)

AUTOR: ROBERTO GUILLEN

Roberto Guillen

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Read also x