¡AAAGUAS! CON EL RIO SANTA CATARINA

¡AAAGUAS! CON EL RIO SANTA CATARINA

POR TOÑO HERNANDEZ

BIOLOGO

Los intereses del poder y capital se alinearon con los de la utilidad pública.

Primero el amparo de Villlacero contra la interconexión; y después, la impugnación del pri contra la consulta amenazante de Samuel García.

A la empresa y al partido los mueven otros intereses, distintos a los del beneficio público. A una el negocio, y al otro, el electoral que permite acceso a dinero público y a los negocios.

Las amenazas al río siguen vigente.

Están en el Plan Hídrico NL 2050. Sus planteamientos son equivalentes a los que promueve Samuel García con el plan de movilidad.

El resultado, en el mediano plazo, sería que una lluvia torrencial no destruya la ciudad. Así podremos tener un río como Santa Lucía, domesticado, porque las aguas serían controladas arriba, en la sierra.

Con tal escenario, urbanizar el río se vuelve una propuesta a la cual su principal obstáculo de destrucción -el río que reclama su cauce- pierde efecto.

La consulta de Samuel García es uno de los primeros intentos para que el río sea urbanizado.

Las modificaciones de la Ley de Aguas Nacionales es otra acometida a nivel país.

El plan hídrico Nuevo León 2050 es la base de esos planes. Con la excusa de garantizar agua, favorecen los procesos de urbanización en el río.

Al tiro con la segundo intento. A ver que se les ocurre después.

Roberto Guillen

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Read also x