LA VORACIDAD DE LOS ZOPILOTES INMOBILIARIOS

LA VORACIDAD DE LOS ZOPILOTES INMOBILIARIOS

POR RAÚL A. RUBIO CANO

La lucha de la gente que habitan terrenos en la Loma Larga desde hace generaciones por el lado del municipio de Monterrey y, la lucha ¡Ya! de propietarios de terrenos por el lado del municipio de San Pedro Garza García, va subiendo de tono. Crece la indignación y organización vecinal que con probada experiencia ha resistido a intentonas de gobiernos y particulares desde hace unos 50 años, para destruir sus colonias populares y no lo han podido hacer y, por el otro lado, ya hay que agregar la indignación y lucha legal de algunos propietarios que consideran un delito las acciones para imponer obras como la Interconexión o las obras de la Iglesia Católica para Cruz monumental en la cresta de dicha Loma Larga. A todo ello, hay que agregar el agandalle del río Santa Catarina para supuestamente crear un proyecto de “movilidad sustentable” buscando “calmar” las aguas del Santa Catarina -que periódicamente llegan destrozando y cargando con todo-, mediante acciones que buscarán lograr con varias presas rompe picos (cuando en realidad en los Estados Unidos ya no se le apuesta a las presas por ser un atentado al ambiente). Pero ello, es con el fin de hacer grandes negocios en el plan del río y crear con esa nueva canalización una gran medida de protección a las inversiones que se harán para cinco Distritos urbanos. ¡Ojo! Porque en ese retomar al río para supuesto proyecto de desarrollo de movilidad sustentable, que promueve Samuel García y sus titiriteros, los grandes Zares inmobiliarios, es que ante el hiper urbanismo que están desarrollando en los márgenes del Santa Catarina y que serán cinco Distritos urbanos, se les exige áreas verdes para las torres departamentales que se construirán o que ya se construyen y entonces, el Río Santa Catarina, en el trozo que se quieren agandallar del puente Atirantado al puente Guadalupe, será su cauce para justificar esos metros cuadrados de área verdes por habitantes que se demandan para satisfacer requerimientos de permisos urbanos y, buscarán agilizar vialidades en las avenidas de Morones Prieto y Constitución, para los miles de autos que arribaran a la zona en ese nefasto hiper urbanismo que van construyendo unos cuantos poderosos capitales inmobiliarios; un crecimiento urbano que terminará por reventar la vida metropolitana, tal y como está sucediendo en San Pedro Garza García, donde de lunes a viernes ingresan diariamente unos 200 mil vehículos y ahora, los ingenuos desarrolladores (que nomás piensan en la valorización de su capital), pues quieren hacer departamentos para los dueños de esos 200 mil vehículos y así, incrementar la población sampetrina con cientos de miles de habitantes más. Todo un proyecto sin visión metropolitana alguna y las consecuencias ya son atroces y, con el paso del tiempo serán peores. Por último, llama la atención que la prensa nacional e internacional empieza a tomar en cuenta los casos de la Interconexión, la Cruz monumental y la lucha por salvar el río Santa Catarina de la voracidad de los Zares inmobiliarios ¡Órale! raurubio@gmail.com

Roberto Guillen

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Read also x