MIS LECTURAS DURANTE 2017

MIS LECTURAS DURANTE 2017

POR SERGIO TELLEZ-PON

CRITICO LITERARIO

Las Mejores:

Un amar ardiente. Poemas a la virreina (Flores Raras), de sor Juana Inés de la Cruz. (Aclaro: no porque yo lo haya compilado sino porque los poemas de la monja se sostienen por sí mismos.)
Los días de Jesús en la escuela (Random House), de J. M. Coetzee.
El monarca de las sombras (Random House), de Javier Cercas.
Berta Isla (Alfaguara), de Javier Marías.
Inventario. Antología (UNAM / Era / Colnal / US), de José Emilio Pacheco.
Antología poética (Visor), de Wislava Szymborska.
Últimos testigos (Debate), de Svetlana Alexievich.
Escrito en el cuerpo (Lumen), de Jeannette Winterson.
Los diarios de Emilio Renzi. Un día en la vida (Anagrama), de Ricardo Piglia.
El cuento de la criada (Salamandra), de Margaret Atwood.
En grado de tentativa. Poesía reunida (FCE), de Francisco Hernández.
Los huéspedes de pago (Anagrama), de Sarah Waters.
El domingo de las madres (Anagrama), de Graham Swift.
Vuelta prohibida (Atrasalante), de Joaquín Hurtado.
Material de lectura (UNAM), de Darío Jaramillo Agudelo.
El pequeño libro de la lluvia y Hacia el fondo de sus manos (Simiente), de A. E. Quintero.
Escribo desde aquí (Pretextos) y El álbum de las rejas (Liliputienses), de Omar Pimienta.
Este (FCE), de Guillermo Fernández.
Carta sobre los ciegos para uso de los que ven (Alfaguara), de Mario Bellatin.
Narvarte pesadilla (Moho), de Sergio Loo.
Tomboy. Una chica ruda (Alfaguara), de Liz Prince.
Crónica I (UNAM), Felipe Restrepo Pombo (comp.)
Queríamos un Calatrava (Anagrama), de Llàtzer Moix.
El volcán y el sosiego (FCE), de Fabienne Bradu.
García Lorca y el mundo gay (Ediciones B), de Ian Gibson.
La ira de México. Siete voces contra la impunidad (Debate).

Las peores

-Damas y adamados (Ediciones B), de Antonio Bertrán. Supuestas entrevistas a personajes de la comunidad LGBTTTI (algunos sin ninguna relevancia dentro de la comunidad) en una edición tan descuidada que más bien parecen versiones estenográficas de pláticas de café.
-Un vaquero cruza la frontera en silencio (Random House), de Diego Enrique Osorno. ¿Relato familiar?, ¿crónica?, ¿novela sin ficción?, ¿fábula con moraleja chafa? No me quedó claro lo que haya intentado hacer pero lo que sea que haya querido simplemente no lo consiguió.
-El fuego en el que ardo (Neo), de Mike Lightwood. Tal vez la lectura que más padecí porque no es una novela dirigida a mí, sino a adolescentes cursis, música mainstream para millennials y un toque de falsa aceptación sexual.
-Gay gigante (Tusquets), de Gabriel Ebensperger. Serie de viñetas deshilvanadas que no cuentan ninguna historia concreta en la que se vea cómo evoluciona el personaje en la aceptación de su sexualidad.
-El sueño de la serpiente (Alfaguara), de Alberto Ruy Sánchez. Una novela que intenta ser posmoderna con varios ingredientes de varios géneros pero que más bien deja muchos cabos sueltos.
-La duda (Flores Raras), de María Ramónez. Una noveleta que empieza atrapando porque todo parece indicar que tratará el espinoso tema de la paidofilia pero pronto la autora se olvida de eso y se va más por las corruptelas políticas del supuesto personaje abusador.

Roberto Guillen

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Read also x