«ES PECADO SER HOMOSEXUAL, PERO NO ES PECADO SER PEDERASTA»

«ES PECADO SER HOMOSEXUAL, PERO NO ES PECADO SER PEDERASTA»

POR ROBERTO GUILLEN

 

y me solté el cabello

Me vestí de Reyna, me puse tacones

Y me pinté los labios…

Gloria Trevi

 

Por la calle Ocampo nos dirigimos al Koala, para dar los últimos retoques a la versión impresa de Poder y Belleza, cuando un hormiguero de torretas policiales atraen la atención y la curiosidad es arrastrada al divisar que se trata de una protesta donde un grupo de manifestantes han detenido a un autobús que los grupos conservadores, encabezados por un tal Juan Dabdoub, usan para hostigar a la comunidad LGBT, mediante frases lesivas como eso de:

Dejen a los niños en paz

Con mis hijos no te metas

Pero no contaban con que las estampas de la Diversidad ya no se reducen a una mera pose para la foto de la pintoresca marcha anual del Orgullo Gay.El germen de una Vanguardia desafía la hipocresía clerical que mientras sataniza a lesbianas y gays, se hacen de la vista gorda con los esperpentos de un Marcial Maciel y de un Norberto Rivera Carrera, este último en la picota ministerial por encubrir a 15 sacerdotes pederastas.

Y la capacidad de respuesta de una comunidad que ondea la bandera con los colores del arcoíris, ya es digna de respeto y atención. Una veintena de uniformados de la Fuerza Civil se mantienen a la expectativa sin saber qué hacer. No, la orden no llega. Un agente del gobierno parlotea con el aguerrido Mario Rodríguez Platas, quien asi le gritaba al sujeto ultramontano que iba trepado en el camión:

Ahora sí cabrón bájate…para que veas que estamos por todos lados…sí estamos en todas partes.

Al micrófono una mujer madura lanzá un dardo certero a la chequera de hipocresia social…¿Cómo…? Es pecado ser homosexual…pero no es pecado ser pederasta…¿Cómo?

***

Al micrófono el activista Dan Santos apunta sus flechas contra esa farsa de la sotana llamado Norberto Rivera Carrera. En su discurso denuncia la falla de una sociedad del sigloXXI, arrastrando los lastres de figurines decimonónicos. El movimiento de la Diversidad haciendo gala de su capacidad de respuesta y organización. Dan Santos protagoniza un debate urbano ante el ataúd rodante de Juan Dabdoub. Instantes de una Vanguardia que dignifica los que somos como Sociedad, y que las conciencias retardatarias combaten desde su miseria siniestra.

 

Roberto Guillen

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Read also x