CRONICA DE UNA POSADA EN EL CORAZON DE LA RISCA

CRONICA DE UNA POSADA EN EL CORAZON DE LA RISCA

Somos un pueblo ritual
Octavio Paz, El Laberinto de la Soledad

POR ROBERTO GUILLEN

En mi andar con las luchas del colectivo Únete Pueblo satisfago la sed por Escribir, por sacarle la vuelta al tedio y burlar los entresijos de la patología social…que me fui una vez más a testimoniar los andares de la Comandanta Rocío Montalvo, que ya pegó el chicle con los vecinos de la colonia Alfonso Reyes, mejor conocida como La Risca, donde el noble corazón de Florecita, integrante de Únete Pueblo, nos ha recibido para interactuar con los vecinos de un barrio marcado por el bang-bang de un lumpen-sicariato que protagoniza el torneo de machismo: tomar La Plaza.
Digamos que aquel niño-sicario, conocido como el Ponchis, habilitado para cortar los huevos a sus enemigos, representa el trofeo de doña Elba Esther Gordillo. (Antes los trofeos de la Patria se los llevaban personajes ensotanados como el cura Hidalgo).
Pues nada más es la educación fallida de un pueblo contra lo que se enfrentan los integrantes del colectivo Únete Pueblo, pero no mediante los rollos de los políticos electoreros, ni mediante las presurientas migajas del Poder.
Se trata de sembrar con amor la semilla de la participación ciudadana. De acudir a la colonia para conocer las problemáticas de los vecinos. De sentarse a dialogar con ellos, pero no precisamente en tiempos de la fiebre electoral.
Tal es el trabajo comunitario que nos abrió las puertas de una colonia que se distingue por ser una huésped consuetudinaria de la nota roja.
Esa decembrina tarde, embadurnados con el realismo mágico de un Macondo, arribó la tropa de Únete Pueblo, donde el cuadrilátero ya esperaba a los luchadores del promotor Guillermo Gómez y del poeta Arnulfo Vigil, mientras los vecinos de la privada Parientales habilitaban las segundas plantas de sus viviendas como si fueran los palcos de la Coliseo. Un hormiguero de chiquitines se entretenía con una tercia de payasos, mientras las doñas movían el bote con una batucada que nos regaló el diputado federal Waldo Fernández
Y entre un decorado de colgantes piñatas, una vez más disfrutamos los vuelos de la Orquídea Negra, Sexy Piscis, Tony Boy, el Mongol Chino…nomás con ver la belleza frescura de Lady Puma nos envuelve la burbuja de que somos el embrujo de un embrujo… a poco no?
Que la irreductible magia de la mexicanidad está mucho más allá de la miserabilización rampante…que se acabarán el petróleo, que saquearán las minas, que contaminarán los ríos…que…
Y cuando despertó, la irreductible magia de la mexicanidad seguía ahí… (Crónica del 2015)

Roberto Guillen

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Read also x