EN LOS DOMINIOS DEL MAURIOCIOSAURUS FERNANDEZI

EN LOS DOMINIOS DEL MAURIOCIOSAURUS FERNANDEZI

POR DANIEL BUTRUILLE

Hay candidatos a puestos de elección cuyo perfil parece atractivo pero cuyo entorno le resta toda atracción. Podría ser el caso de José Antonio Meade, muchacho bien preparado, de buena familia, con excelente experiencia profesional, pero con amigos muy cuestionables, con poco criterio personal, y con nula capacidad para discernir lo aceptable de lo inaceptable. Un caso típico de lo que hubiera podido ser una piedra preciosa, pero encerrado en una caja de lodo maloliente y difícilmente recuperable. El ejemplo del individuo que ha vivido toda su vida en medio de la corrupción y que promete erradicarla. Increíble y descartable. Tenemos un caso similar en San Pedro Garza García con Rebeca Clouthier, magnífica cuna, apellido atractivo, pero rodeada de bandidos y abanderada de un proyecto que tiene más de veinte años provocando la degradación continúa de la calidad de vida en el municipio. Su paso efímero por la presidencia municipal dejó memorias oscuras, ensuciadas de “fe de errata” que permitieron la instalación ilegal de un conjunto comercial cuya fama quedó bastante cuestionada, hasta por el propio FBI. Afortunadamente, el pluralismo político ofrece alternativas, tanto a nivel nacional como a nivel local. En San Pedro, tenemos la suerte de tener un candidato independiente, que logró dejar atrás la partidocracia y sus rastros de corrupción, y que tiene años promoviendo la participación ciudadana como solución para resolver los problemas de la convivencia social y de la vida comunitaria. Con sus antecedentes en el Centro Cívico de las Instituciones y con la creación de “Alcalde, ¿cómo vamos?”, Miguel Treviño ha acumulado experiencias políticas, reforzadas por su participación en el Consejo Nacional de Seguridad, que le dan credenciales para enfrentar la seguridad del municipio desde el aspecto operacional y no bajo amenazas y chantajes ajenos. Su combate es de David contra Goliat, frente a la maquinaría panista y a su forma de “comprar” voluntades, frente a las alianzas con desarrolladores que ni siquiera levantan la vista para ver a las montañas que nos rodean y que solamente ven dinero en cualquier espacio disponible. Aun cuando la mitad de sus estructuras de acero, concreto y vidrio, estén vacías. San Pedro exige sangre nueva, con mayor participación ciudadana, una buena limpieza en unas estructuras municipales bastante corruptas y obsoletas y sobre todo excesivamente recargadas de funcionarios costosos, poco eficientes y de lealtad dudosa. Un municipio que ha venido siendo la propiedad personal de una familia, al punto de usar el cabildo para lograr que el municipio sea el cuarto de triques del alcalde. ¿Tendrá el próximo alcalde de San Pedro la osadía de sugerir que La Milarca y el Mauriciosaurus Fernandezi sean trasladados a Lampazos y no a Valle Oriente o a la Colonia Fuentes del Valle? butruilled@hotmail.com

Roberto Guillen

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Read also x