¡AAGUAS! CON EL EL AGUA…

¡AAGUAS! CON EL EL AGUA…

POR RAÚL A. RUBIO CANO

Cunde profunda preocupación entre estudiosos del agua en México y el mundo, sobre la nueva Ley General de Aguas, que pretende privatizar a perpetuidad el vital líquido que es de todos los mexicanos. Esta nueva ley (Boletín N°4492 H. Cámara de Diputados LXIII), consta en un borrador de 6 capítulos y 248 artículos y ha sido presentada por el diputado priista, José Ignacio Pichardo Lechuga, del grupo Atlacomulco, quien preside la Comisión de Agua Potable y Saneamiento del Congreso de la República. El documento se conoce como la “Ley Pichardo” con consentimiento de la CONAGUA y SEMARNAT. Consterna el caso, en vista de que tal documento es más agresivo en materia de derechos humanos, privatización, garantía del acceso al agua y contrario al Artículo 4° Constitucional, que el anterior intento de privatización denominado Ley Korenfeld; la Ley Pichardo, se basa bajo un sistema concesionario y tendrá que ser aprobada antes del próximo 30 de abril y por lo tanto, se buscará un fast track para que puede ser sacada adelante por la mayoría priista. El hecho es que, a la par de este evento en nuestro país, existe otro hecho muy significativo en USA, con respecto a la suspensión del Acta de Agua Limpia (Clean Water Act, de 2015; una  propuesta de Barack Obama) por el presidente Donald Trump y Scott Pruitt administrador de la Agencia de Protección del Medio Ambiente (EPA); ahora le toca a Trump, poner la suya, con resolutivo y firma en la próxima primavera; además, la administración Trump, ha demandado derogar algunas leyes y reglas incluidas como el Acta Política Nacional de Medio Ambiente y otras leyes de conservación. En ello hay gran analogía entre las últimas reformas o iniciativas de leyes nacionales que se han aprobado para usufructuar la riqueza de recursos naturales de México, en minería y fracking, tal es el caso de la Ley de Biodiversidad, y otras relacionadas a vida silvestre, equilibrio ecológico y protección ambiental; todo ello, con la garantía para su cumplimiento, por la recién aprobada Ley de Seguridad Interior. Esta paridad de cambios legislativos en ambos países y prácticamente al mismo tiempo, no es una coincidencia, sino toda una estrategia de buscar integrar el trasvase del agua de los mexicanos a USA, una caso inédito en transgresión a la soberanía nacional, único en el mundo en el manejo de las aguas de una país a otro, lo que define en lo concreto, una nueva geografía ajena a las cuencas de cada país y se va conformando una nueva realidad de bloque económico, pero donde el agua es el hilo conductor para la seguridad del bloque de Norteamérica (Canadá, USA y México), como señaló el general David Petraeus en 2014 para Council on Foreign Relations, en su apartado del agua, página 81: “Los tres países deben construir por su larga historia de cooperación, el promover la administración del agua”. La Guerra del Agua ha comenzado, la paz de los ricos ha terminado ¡Órale! raurubio@gmail.com

Roberto Guillen

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Read also x