UNA MADRE LUCHONA DE LA INDEPE

UNA MADRE LUCHONA DE LA INDEPE

POR ARISTEO JIMENEZ

Por la calle Pátzcuaro en un vecindario de casas de madera en el barrio de la Independencia, vive una joven madre viuda del crimen organizado, con seis hijos varones que mantener, ellos tienen una edad de entre siete a 14 años, todos van a la escuela por la mañana. A las tres de la tarde después de comer, su mamá pone en seis canastitas de alambre treinta y cuatro huevos duros y una botella con salsa, que ella ha hervido en una olla grande, al igual que los chiles y los tomates. Entonces dicta las órdenes a cada uno, Luis el menor irá a vender los huevos a las cantinas del barrio, Arturo el que le sigue en edad, esta vez su ruta de venta son las diez cantinas que hay entre la Nuevo Repueblo y la Buenos Aires. Felipe recorrerá los burdeles, table dance y piqueras de los alrededores de la Central de Autobuses, Moisés visitará las cervecerías que están cerca de la alameda y Arnulfo y Zenaido los dos van por el rumbo del Mesón Estrella , a su regreso comprarán los doce kilos de huevos, tres de tomates y medio kilo de chile serrano rojo que es lo que se venderá mañana. Todos estarán de regreso a las ocho de noche, hora de la cena, harán sus tareas escolares y mamá apagará la luz a las diez. Mañana cumple años Moisés y hay que festejar con un pastel casero encargado a su vecina, será un día especial porque la cena serán esos tamales en hoja de plátano que su mamá les prepara cada cumple años de sus seis hijos y que a ella le recuerda a su natal Tecolutla, de donde salió una noche de hace 16 años, rumbo a Monterrey con su esposo que se ganaba la vida vendíendo flores en el crucero de Churubusco y Prolongación Madero y que un día fue confundido con un vendedor de drogas y acribillado esa tarde de un sábado 30 de Abril, día del niño.

Roberto Guillen

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Read also x