POR UNA CULTURA DE LA LEGALIDAD

POR UNA CULTURA DE LA LEGALIDAD

POR RAÚL A. RUBIO CANO

El último número de la revista “El mundo del abogado” correspondiente a diciembre del presente año, nos habla de la debilitación de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN). La corrupción e impunidad que desde hace décadas ha ido padeciendo el país, para nadie es extraño que ésta lamentable realidad, ya ha llegado a muy diversos niveles del Estado y de la misma Sociedad Civil y, en este caso de la SCJN, asegura el editorial de la citada revista, que: “Cuando en 1994 Ernesto Zedillo llegó al poder, una de sus primeras decisiones fue desmantelar la Suprema Corte de Justicia de la Nación, lejos de que esta fuera un tribunal de casación eficaz, lejos de ser el tribunal constitucional que se esperaba que fuera –garante de la división de poderes en México-, se había convertido en un órgano de tráfico de influencias. En el mejor de los casos, en un cuerpo legitimador de las decisiones del Poder Ejecutivo. La iniciativa de Zedillo halló apoyo unánime y fuera del mundo jurídico del país. Con la reforma la Corte se revitalizó y comenzó a actuar como un auténtico tribunal constitucional. No sólo a la hora de establecer criterios novedosos y valientes para los tribunales sino a la de proteger los derechos humanos de los mexicanos. Teníamos muchos motivos para enorgullecernos de ella. A más de 20 años de esta reforma no obstante, la Corte parece empezar a perder punch.” Esta realidad hoy se expresa de muy diversas formas en los últimos años y ello ha obligado a redoblar esfuerzos de parte de doña Sociedad Civil para reclamar Justicia, de ahí no sólo el estudio de los fenómenos que aquejan a vecinos o sectores de población hay que realizar y denunciarlos ante los medios de comunicación; sino también, se demanda de movilizarse en todo ello, con formas de lucha ciudadana y pacífica, e igualmente, el de abrir verdaderas luchas jurídicas para que la justicia llegue a sus comunidades. En esto último, vecinos afectados por diversos problemas urbanos en el municipio de San Pedro Garza García, presentaron hace semanas denuncia en el Congreso del Estado y ayer fueron notificados de que esa denuncia, ha sido aceptada y ya fue turnada a la Comisión Anticorrupción. Por lo tanto, las barbas del alcalde Mauricio Fernández empieza a ser remojadas y además, con muy serias posibilidades de que problemas como los derrumbes en el fraccionamiento Antigua, Las torres de Pico Zambrano en Fuentes del Valle, el puente peatonal en río Missouri y demás tropelías urbanas del gobierno municipal de Mauricio, por fin, se tomen medidas serias para su solución y que los tribunales ejerzan cartas en el asunto para realmente brindar Justica pronta y expedita, Mucho tiene que hacer hoy en este caso, los diputados como Karina Barrón, Jorge Blanco, Samuel García y Sergio Arellano, más los que se unan a esta indignación y lucha ciudadana que ya arrancó, buscando una mejor sociedad y respeto a la Naturaleza ¡Órale! raurubio@gmail.com

Roberto Guillen

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Read also x