BALCONEAN A UN HAMPON DEL BANORTE

BALCONEAN A UN HAMPON DEL BANORTE

POR ROBERTO GUILLEN

No cabe duda que ese vecindario virtual que llaman Facebook ha resultado ser una fabulosa caja de pandora. Como en botica, te encuentras de todo. Sí, algo así como un puntual termómetro de la sociología contemporánea. Mire usted que antes, cuando no existía esta vaina, nos enterábamos por los periódicos o por la radio o por la tele  sobre los desfalcos financieros que curiosa y cíclicamente  se dan en la sociedad mexicana.

Antes los fraudes los cometían instituciones charchinas como la UCREM, el FICREA y otros gremios marcados con la impronta de lo pseudo. De tal manera que la  estable people prefería depositar su confianza en los slogans publicitarios de los bancotes que ahora se reparten el pastel en México:

Banorte, el banco fuerte de México.

***

Pero con el advenimiento de la vertiginosa virtualidad, la comunicación ahora es rauda e instantánea. Fue así como hemos leído la nota periodística que la reportera Perla Martínez escribió en el periódico El Norte, donde un financiero de apellido Salinas desfalcó a un grupo de inversionistas por la cantidad de 1600 millones de pesos. Apenas terminé de leer la nota periodística me vinieron a la mente las palabras de un financiero díscolo que sobrevivió al espejismo del poderoso Money:

He visto familias perder su patrimonio…he visto cómo se pierden amistades…no, aléjate del mundo de Satán…tu tienes un alma buena, no…no pierdas tu alma, no te dejes seducir…

***

Tal vez esta nota debiera titularse Cuando se pudre el negocio… con eso de que la avaricia del inversionista no deja de ser vitamina cómplice para que el ejecutivo les pintarrajee un panorama financiero de fantasía. Dichoso él cuando flotaba en la cuerda floja con la espuma de una botella de Moet Chandon. Dichosos ellos cuando los ropajes de la avaricia se transfiguraban en un espejo donde la envidia lagañoosa se revuelca en su Abismo. Pasarán los años y el embrujo por el Dinero seguirá produciendo los Irigoyen, los lankenau, las tandas de barriadas…y las engañifas de un emporio con torre de cristal reflecta.

***

Delicia, una delicia lo que nos reporta Perla Martínez, cuando entrevista una de las pobres almas en la bancarrota…

“Me dijo que me relajara…que si veía un foquito rojo me iba avisar… ahora ya no sabemos si tenemos un peso o dos…”

Roberto Guillen

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Read also x