PORQUE DECIMOS VIVA CATALUÑA LIBRE

PORQUE DECIMOS VIVA CATALUÑA LIBRE

Por MTCB

Un amigo alemán en México me increpaba por defender la cuestión catalana:

-¿No está muy lejos?-, cuestionaba.

La cuestión es compleja, pero vemos cómo la Independencia de Cataluña entra en una fase que hace esquina con la Historia -así con mayúscula-, ahí en ése mismo punto donde estuvieron alguna vez aquellos «irresponsables» como Morelos, Hidalgo, O´Donojú, José Martí y Simón Bolívar en un momento dado. Afortunadamente -para bien de la Humanidad, triunfaron.

Por todo ésto, el nacimiento de una nueva república catalana tiene grandes simpatías entre los pueblos de América Latina que vivieron el genocidio y la supresión de lenguas y culturas en nombre de un lejano rey absurdo. Pese a lo que diga el aprendiz de Trump (el señor Videogaray: «México no reconocerá… bla, bla»).

El movimiento independentista catalán actual no busca absurdos, sino que suplica por respeto, diálogo y negociación, petición que ha caído en oídos sordos en Madrid (aunque ahí no todos son de la misma sordera) cuyas autoridades pusieron como ultimatum para la disolución del Govern y la aplicación del 155 precisamente hoy sábado 21 de octubre de 2017.

A otras personas, les parece que presenciamos un típico «secesionismo» actual, un signo del neoliberalismo que se escurre por todas partes y que es como un disolvente de Estados, de instituciones, de personas y demás… Es necesario diferenciar al independentismo catalán del secesionismo imperialista que busca «balcanizar», dividir e imperar y desde éste lado del mundo, propongo revisar algunos aspectos histórico políticos.

No obstante, para abordar los asuntos catalanes, diría el sentido común: ¡Nadie mejor que ellos mismos!, pero precisamente no es así… No los dejan…

El caso del poder en España es muy curioso porque siempre pierden los liberales, los republicanos, suele perder en las urnas la democracia, mientras ganan en cambio los monarcas, los fascistas, los aliados de Hitler y a veces… ¡Hasta dejan ganar a un cierto socialismo! (Claro, uno emasculado y aséptico… ¿pos qué estaban pensando? jo jo).

Es decir, que bajo la piel de una potencia europea media encontramos la verdadera estructura medieval, eclesiástica, franquista y -por supuesto- antidemocrática… Asimismo, la historia no da sorpresas porque el independentismo catalán no es un nacionalismo excluyente sino que responde más a una visión cosmopolita y pacifista como el siglo XXI al que aspiramos llegar.

Bueno, el mismo amigo europeo, quién ha vivido educado por los mass media de la Guerra Fría, cree que si bien Hitler mató a 20 millones de rusos, Stalin hizo lo propio con 30 de ellos. No obstante, el dictador soviético legó un interesante texto «Sobre el problema de las Nacionalidades», (verán que «Iván el Terrible» era más versado y comprensivo que Rajoy) .

Tenemos entonces -por un lado- a un gobierno (todavía local) y a un pueblo -Cataluña- que ya no quiere marchar junto al resto de un país -España- que se ha atrasado demasiado en asuntos como Democracia, Derechos Humanos, Empleo, Anticorrupción, reparto del ingreso fiscal, Relaciones Internacionales, Inclusión social y varios aspectos no menos importantes que -se encuentra hundido en el descrédito- pero que hoy impone el artículo 155 para echar a un lado al Govern de la Generalitat de Catalunya que encabeza Carles Puigdemont.

En vez de diálogo, las Cortes también ordenaron la aprensión de los independentistas, Jordi Sánchez y a Jordi Cuixart, dirigentes de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y de Plataforma Omnium Cultural, respectivamente, el diecisés de éste mes acusados de sedición y enviados a una prisión de alta seguridad bajo amenaza de 15 años de cárcel.

Bueno, es muy visible que entre el Santo Oficio y los tormentos a los que sometía a los Insurgentes americanos en el siglo XIX, y la Audiencia Nacional de España de hoy no parece haber gran diferencia. (Desde ésta modestísima tribuna exijimos se libere a ambos claros presos políticos).

Curiosamente aquellos parámetros de desarrollo humano que buscaba respaldar la Unión Europea (y que mejor encarna Cataluña que España entera) fue la idea que vendieron al mundo cuando nació la moneda Euro hace pocos años (promesa bastante incumplida por cierto).

Me atrevería a hacer una sugerencia, sería muy conveniente si la nueva república catalana naciente pide disculpas otra vez dado que los catalanes participaron en el comercio de esclavos en el pasado. Tendría más apoyo aún.

Es decir, Europa tiene un problema así: una región más avanzada en términos culturales, sociales y políticos (y hasta económicos) y a un gobierno central retardatario, corrupto, opusdeísta y fascistón (no, no estoy describiendo solamente al otro amigo de Trump, al señor Mariano Rajoy, sino a toda la pudrición de un sistema).

Ni que hablar del manejo mediático del asunto. España ha desplegado una ley mordaza, la manipulación más burda y el manejo de consignas y campañas propias de tiempos más oscuros aún.

Nada está escrito, el Estado español tiene un poderoso ejército, todo los media, el apoyo de la OTAN y su ceguera de siempre que maneja cachiporras y toletes. Los Independentistas solo cuentan con su unión, su convicción y voluntad. Posiblemente hoy la fuerza se imponga de nuevo, pero… ¿durante cuánto tiempo más?

A la rueda de la Historia no le interesa si el problema termina con ayuda de guillotinas o de referenda, simplemente avanza…

Roberto Guillen

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Read also x