EL ADIOS DE SERGIO GARCIA

EL ADIOS DE SERGIO GARCIA

 

POR XAVIER ARAIZA

No haré un ditirambo por Sergio García. Solo diré que la trama del teatro nuevoleones le debe el capítulo de la modernidad: la historia, la política y la critica de sus puestas en escena. Como a nuestra generación y las siguientes (que aveces no son conscientes del Acontecimiento), a Sergio lo marcó la irrupcion del movimiento estudiantil del 68 en Monterrey, México y el mundo. Fue un hombre tímido, noble, sin aspavientos glamorosos, dedicado al escenario, a la enseñanza, fundador de la escuela de teatro de la Facultad de Filosofía y Letras, que sin la politiquería universitaria que lo acoso (y él se dolía) hoy estrictamente sería la Facultad de Artes Escénicas. Lo recuerdo desde finales de los años 60. Vi sus memorables puestas en escena (La Orgía , Marat-Sade, Equus, entre otras). Siempre mantuvimos una relación amistosa. El último encuentro lo tuvimos en diciembre de 2014, a propósito del recordatorio sobre los 200 años de la muerte del Marqués de Sade que organizamos en Theatron. Nos comunicó su experiencia como director (junto con Javier Serna, actor ) de la puesta en escena de Marat-Sade de Peter Weiss en los años 70. La Uni, sus discípulos y alumnos, le deben mucho al maestro. La sociedad al artista del teatro ajeno siempre al comercialismo teatral y muy cercano (diría que demasiado) al teatro institucional, universitario. Hoy lo recuerdo con afecto. Recuerdo esos guiños con la rebeldía política que guardaba como principio ético. Ha muerto Sergio García. Un auténtico hombre de teatro. Su trabajo queda en la historia. La amistad en la memoria.

Roberto Guillen

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Read also x