TONALPOHUALLI: LA MAGIA DE LA PREHISPANIA

TONALPOHUALLI: LA MAGIA DE LA PREHISPANIA

 

Queridos lectores, ha llegado a la ciudad la muy recomendable obra de Patricia Báez, un artista de Chihuahua, que por un buen tiempo vivió en los Estados Unidos y que actualmente reside en la Ciudad de México. Anoche estuvimos en la inauguración en la Pinacoteca del Colegio Civil, y hoy les compartimos el texto que el poeta Ricardo Yáñez escribió a guisa de interpretación:

El Tonalpohualli, comúnmente nombrado Calendario Azteca, es el libro ritual, sagrado, de los nahuas del México Antiguo, que ellos conocían como <<La cuenta de los días>>, compuesto por veinte glifos que se registraban en el Tonalámatl. Este códice de piel de venado o corteza macerada del árbol del ámatl –hoy conocido como amate-  estaba hecho de un papel vegetal cuyo uso perdura hasta nuestros  días de modo meramente ornamental. Todo en el México antiguo se caracterizaba  por el símbolo; por ello la corteza del ámatl se maceraba presionando dos jonotes, uno blanco y uno rojo: luz y sabiduría. Tales glifos, reinterpretados, son base de la inspiración de Patricia Báez al crear su más reciente obra. Cada uno de esos días o glifos está regido por un dios tutelar, ejemplo, casa o calli tiene su deidad asociada: Tepeyóllotl, el corazón de la montaña… Estas piezas nos transportan por un tiempo no lineal en el que afloran la falta de jade, las mariposas de obsidiana, el licor de la tierra. La artista las trabajó en acuarela, acrílico y escultopintura en cristal arquitectónico, transmutaciones que le permitieron el perfeccionamiento que la paciencia y el rigor otorgan.

Sobre la reinterpretación de  Patricia Báez, otra creadora, La poeta Janette L. Clariond, ofrece su propia visión o visión o visiones. El resultado es un generoso encuentro (reencuentro) de dos contemporáneas en un mundo por ellas vivido como raíz, y florecido, frutecido, representado bien aquí, en esta obra cuenta de los días (quizá de nuestros días, pero no sin pasado – no son origen- , solventemente expuesto visual y líricamente) que, estimable veedor, lector atento, ha llegado a tus manos.

Roberto Guillen

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Read also x