DELFINA,DELFINA,DELFINA… ¿DEFINE?

DELFINA,DELFINA,DELFINA… ¿DEFINE?

Delfina la tiene fácil. Se espera Choque de Trenes en Edomex

Por Marco Tulio Culebro Bahena, especial para Belleza y Poder de NL.

México, a 25 de mayo de 2017.- Se considera que la candidata de MORENA, Delfina Gómez Juárez, aspirante a gobernadora del Estado de México para los próximos seis años, lleva ventaja sobre cualquier otro contendiente, se avizora así un “choque de trenes” con posibilidades de violencia en la entidad, bastión tradicional del partido en el poder, y que no piensa soltar “por las buenas”.

Señales de violencia e irregularidades oscurecen el porvenir de las elecciones mexiquenses del próximo domingo 4 de junio de 2017 dado que conocidos grupos de choque príistas, como Antorcha Campesina, han lanzado amenazas. Es una de las consignas del Revolucionario Institucional (PRI) pues su candidato Alfredo Del Mazo Maza arrastra problemas de imagen, mientras Morena asciende en intenciones de voto.

Con la consigna priísta de «no dejar pasar a Delfina» se prevé un nuevo tipo de violencia en el escenario como posible último recurso de quienes están por perderlo todo. En tanto los otros dos candidatos, Josefina Vázquez Mota (PAN), Juan Zepeda (PRD) se encuentran muy rezagados.

Recientemente, el jefe de Morena, Andrés Manuel López Obrador, ha denunciado la injerencia de todas las secretarias de Estado federales con miras a apuntalar al candidato tricolor. Es una creencia extendida que si el PRI pierde ésta gubernatura, perderá las presidenciales del año entrante (2018) y como la apuesta es muy alta, así querrán defender la plaza «con todo».

Si se trata de votos, la candidata de Morena la tendría «fácil». Su campaña ha difundido profusamente cuando Del Mazo Maza entregó un cheque por 693 millones de pesos a Javier Duarte cuando el primero era director de Banobras y el segundo, gobernador de Veracruz. Duarte es hoy un prófugo de la justicia y uno de los símbolos más sonados de la corrupción y desgobierno de los últimos años.

Durante el mandato de Duarte en Veracruz, bandas asesinas hicieron suya la entidad, hubo varios periodistas liquidados y una ola de desapariciones de personas enlutó a su población. Hoy la propaganda priísta no consigue como «lavarle la cara» a su candidato, así como se considera que su lema “fuerte y con todo”, tampoco fue afortunado.

Además, lo que podría parecer un buen currículum en la administración pública no lo es para Del Mazo, como su paso al frente de la Comisión Federal de Electricidad (CFE). Otro handicap, puesto que la empresa energética es -como el caso Duarte- otro símbolo de corrupción por cobros abusivos a usuarios, despojo a los trabajadores y trampolín para desfalcos que se cifran hasta en nueve ceros.

Por si fuera poco, el candidato priísta recibe además una cuantiosa pensión por haber trabajado solo unos cuantos meses en la mencionada empresa. En el PRI nadie pareció advertir ese detalle con antelación a la hora de escoger a su candidato. Solamente contaron los favores hechos al sistema y ser parte de la alcurnia política local, diríase. Nadie reparó en sus graves problemas «de imagen» sino hasta ahora.

Se considera que del Mazo Maza pertenece al así llamado «Grupo Atlacomulco», cuya existencia no es formal, y que ha sido cuna de varias generaciones de políticos priístas, procedencia del propio presidente actual Enrique Peña Nieto. Este grupo ha sido la correa de transmisión del poder en el Estado de México y ahora padece el mismo desgaste de todos sus engranes.

El asunto revela que el PRI pelea con cero imaginación, una chequera ilimitada, el apoyo total del Ejecutivo y la mano dura. Cuenta además con un estuche completo de marrullerías electorales de costumbre, desde la “tarjeta rosa” sin fondos, hasta el ratón loco, muertos que votan, casillas repetidas o fantasmas y un largo etcétera con 80 años de tradición.

La contienda entre Morena y PRI será la decisiva, mientras los demás partidos y candidatos se encuentran muy lejos en casi todas las preferencias aunque la guerra se extiende también a ese sector. Operan contra la candidata Delfina, su inexperiencia y la poca habilidad de palabra, así como su fuerte dependencia con su jefe “el peje” Andrés Manuel, quien sabemos pide obediencia total.

Las carencias retóricas y académicas de Delfina serían compensadas con un grupo de profesionales que integrarían su gabinete. Fueron presentados el día 24 de mayo, y al parecer todavía Morena no tiene un plan para una de las entidades más importantes del país por su producción agrícola, industrial y por ser la de mayor número de votantes (16 millones).

Respecto al mote de «Juanita» que ha recibido Delfina cabe recordar la historia de quien fuera el candidato de la delegación capitalina de Iztapalapa, un vendedor ambulante conocido nada más como -Juanito- quién en 2012 fue removido por el Peje, pese a haber sido legítimamente electo. Nunca pudo tomar decisiones propias.

En ese entonces, las huestes del Peje sitiaron Iztapalapa. “Juanito” (Rafael Ponfilio Acosta Angeles) se atrincheró en el edificio delegacional unos días, aunque tuvo que dejar el cargo. Sus limitaciones no le permitiron defenderse legal y adecuadamente del asedio indigno al cabildo. Se demostró que nadie puede contradecir al dueño y señor de Morena: o títere, o nada.

Así las debilidades de Delfina, son las de Morena que adolece de un jefe todopoderoso de humor volátil y anti-intelectual. Quizá tenga buenos asesores, pero eso sí, deben ser fieles a un cierto código moralista del volátil tabasqueño.

Mientras tanto, el Estado de México languidece. Todos coinciden en que su principal problema son la inseguridad y la delincuencia. Casi todos y cada uno de los 121 municipios sufren por secuestros, extorsiones, feminicidios y por ser sede de los diversos cárteles de drogas. El actual gobernador priísta, Eruviel Ávila, no ha podido o no ha querido avanzar en éste aspecto, lo que también resta puntos a Del Mazo Maza. No se pueden maquillar las cifras sobre lo que sus gobernados sufren día a día en carne propia.

Los demás candidatos cuentan muy poco en estos comicios. Por ejemplo, Juan Zepeda del Partido de la Revolución Democrática (PRD) trae su propia crisis a cuestas. Proviene de Netzahualcóyotl, municipio importante por su colección de prostíbulos y crímenes. La propia secretaría general del PRD en Edomex, Ana Yuritzi Leyva Piñon, denunció que es “un candidato a modo del PRI». Leyva Piñón renunció en febrero cuando se calculaba que Zepeda habría recibido hasta 150 millones de pesos en gastos de publicidad de origen ignoto.

Por la parte de los «independientes», hay uno o dos que buscaban promoverse como candidatos con casi ninguna posibilidad real. Al escribir éstas líneas, el tal Isidro Pastor llamó a sus seguidores al «voto útil» a favor de Morena, mientras el del Partido del Trabajo hizo lo mismo.

Por su lado, la candidata del Partido Acción Nacional (PAN), Josefina Vázquez Mota, se perfila que podría repetir su “estrategia” ya conocida: Hacer una campaña de baja intensidad y de bajo costo (aunque con mucho desgano), pero que le permita justificar en papel los enormes gastos. Así pasará otra vez a retiro llevándose consigo sus “legítimas ganancias».

En este contexto, el día 23 de mayo, la dirigencia nacional panista y perredista anunciaban la creación de un «frente opositor» orientado a 2018. No obstante, sus respectivas bases han hecho las más duras críticas al acuerdo. Anteriores alianzas entre el partido de la derecha católica (PAN) y la izquierda descolorida (PRD) han sido calificadas como relaciones «contra natura». Esta vez no es la excepción.

Sin duda, el choque de trenes se espera entre las fuerzas del populismo de Morena y los trogloditas del PRI, por lo que poco importa para el resultado final si los candidatos «enanos» se divorcian, se casan, o si de -de plano- se prostituyen…

 

 

 

 

Roberto Guillen

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Read also x