Y EL GOLPETEO ESTA DE A PESO…

Y EL GOLPETEO ESTA DE A PESO…

POR DANIEL BUTRUILLE

Huele feo. Las redes sociales apestan. Faltando menos de dos meses para el día D de la elección, este proceso tiende a degenerar, mostrando una falta de madurez de una sociedad que no está dispuesta a aceptar controversia. De ningún lado. Desde el presidente de la república con sus alusiones (ilegales) diarias, hasta Enrique Krauze publicando en forma muy inoportuna su obra controvertida e inútilmente agresiva “El Pueblo Soy Yo”, el país se está polarizando en forma estéril y negativa. ¿Es necesario amenazar con la publicación de una serie televisada sobre populismos ajenos a México? ¿Incluyen la interpretación de populismo por Barak Obama? ¿No existe espacio para una propuesta alterna a un sistema político que está extorsionando a México desde hace más de 80 años? Las propuestas alternas carecen de solidez, pero parece que fueran a destrozar a México. Se ha perdió la cordura. Se ha perdido la capacidad de escuchar al otro. O se apoya a un sistema que ha elevado el robo público a nivel de virtud ciudadana, o se apoya a un sistema que pregona la amnistía (signifique lo que signifique) a los malandros de crímenes de sangre y de extorsiones. ¿Realmente, no tenemos otra alternativa? ¿Alguien está escuchando propuestas de nación y de gobierno propositivo? Yo solamente escucho descalificaciones de los unos para los otros y de los otros para los unos. Estamos hartos de quienes compiten. En estas condiciones, no queremos ni unos ni otros. Queremos demostraciones de madurez. Queremos debates entre propuestas de cómo sacar a 11 millones de mexicanos de una pobreza extrema en la cual los ha dejado un sistema incapaz de generar justicia social. Queremos debates entre propuestas de cómo erradicar una corrupción que constituye un insulto para la nación. Y que no sea mochando manos por favor. Queremos debates sobre cómo establecer un sistema de justicia digno de una democracia verdadera y no la imposición insultante de fiscales a modo. Queremos propuestas para un país orientado al futuro de la digitalización y de la eficiencia y no un país volteado hacía un pasado del cual ya no hay mucho que aprender en los albores del siglo XXI. ¿Qué puede cambiar en lo que queda de la campaña electoral? ¿Será posible que les caiga el espíritu santo a los que nos tocó de candidatos para que se inspiren en hacer propuestas propositivas y constructivas en lugar de decirnos por qué el contrincante es un bandido irrecuperable y digno de los infiernos? O de plano es mejor tirar el celular a la basura, dejar de leer periódicos y apagar el televisor. Solamente seguir viendo futbol. A pesar de los árbitros. Igual que en el juego electoral. butruilled@hotmail.com

Roberto Guillen

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Read also x