MANUEL,MANUEL,MANUEL…

MANUEL,MANUEL,MANUEL…

POR DANIEL BUTRUILLE

Las declaraciones intolerantes (y estúpidas, con el perdón de quien sea necesario) del gobernador interino, acerca del ex secretario de gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, dan miedo. Miedo de un regreso a una xenofobia peligrosa: “lamentable, el caso del chino ese”, ¿no es mexicano con todos sus derechos el “chino ese”? ¿Hasta con el derecho de ser presidente de la República? ¿No soporta que alguien con antecedentes extranjeros, pero identificado con la cultura y la sociedad mexicana, ex gobernador de un estado importante, pueda pretender opinar, influenciar y hasta decidir sobre el futuro del país? “¿Cómo vamos a poner a un chino de candidato a la Presidencia?, es cómico que venga”. ¿Qué México intolerante es esto? ¿A quién hay que tenerle miedo: ¿a López Obrador o a los pequeños xenófobos extraviados que por casualidad gobiernan el estado de Nuevo León? ¿Hay que apellidarse González Flores para pretender opinar? ¿No será esto una distracción para desviar la atención de la entrevista fatal de su jefe, el gobernador con licencia, con los periodistas de Milenio? Desde su lenguaje corporal, de brazos cruzados frente a sus interlocutores, hasta sus réplicas insolentes: “No me voy a bajar, sería una decepción. Mi vieja me cuelga de ya sabes dónde.” Si no fuera lamentable, por la proyección totalmente indeseada del Estado de Nuevo León, otrora orgullo del Norte, resulta contraproducente y destructivo en los aspectos políticos, intelectuales y culturales. ¿No se manifestará el Consejo Nuevo León? Ahora, resulta que hay que apellidarse Rodríguez o González para poder opinar. ¿Qué dirá el candidato Meade? Desgraciadamente, estas muestras del bajo nivel del debate político, no ayudan a encontrar soluciones a los problemas urgentes que están destrozando el país. Una inseguridad de la cual Nuevo León no escapa; las estadísticas lo demuestran, sin política firme y clara que signifique una amenaza al crimen organizado; una impunidad que este gobierno no ha sido capaz de despejar, dejando sin solución el caso más emblemático de esta administración, el de las cobijas, y una indefinición sobre el futuro del estado, ya que no han sido capaces de aterrizar ningún proyecto de los tantos que han manifestados. El gobernador con licencia pronostica de 600 a 700 mil votos el día 1º de julio. No creo que llegue a la mitad de esto. El prestigio se gana en una campaña, se pierde con un mal gobierno y se desploma por declaraciones destructivas e insultantes. butruilled@hotmail.com

Roberto Guillen

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Read also x