LOS VIEJITOS DE LOPEZ…

LOS VIEJITOS DE LOPEZ…

POR  DANIEL BUTRUILLE

El día 1º de julio, la votación popular tumbó la partidocracia que destruyó la esencia ética y social del país durante los últimos veinte años. Todo indica que AMLO y Morena la quieren sustituir por una gerontocracia que parece incongruente en un país cuya gran mayoría de la población es joven. ¿Manuel Bartlett, (82 años) tendrá la energía suficiente para enderezar una Comisión Federal de Electricidad que pierde dinero por todos lados? ¿Sabrá contener un sindicato que le está chupando sangre sin misericordia a la paraestatal y que probablemente él contribuyó a fortalecer en su momento? ¿Porfirio Muñoz Ledo (85 años) tendrá fuerzas suficientes para ordenar las sesiones de una Cámara de Diputados atiborrada de neófitos de un lado y de priistas retorcidos por el otro lado? Falta que Cuauhtémoc Cárdenas (84 años), Ifigenia Martínez, (88 años) y Rosario Ibarra de Piedra (91 años) encuentren algún huesito por ahí para que la administración pública federal se parezca a un Consejo de Ancianos, muy respetable por cierto, pero que quizás no es lo que requiere un país que grita por modernizarse, por integrar en forma urgente las tecnologías nuevas que dan acceso al progreso y a la productividad. ¿Cuántas sorpresas más tendremos de aquí al 1º de diciembre, aparte del rechazo a las semillas transgénicas, las que permiten incrementar la productividad agrícola y no depender de importaciones alimenticias, y la despenalización de las drogas “suaves”, para contribuir a la “pacificación” del país? Cada día trae su lote de nuevas políticas que fueron cuidadosamente calladas durante la campaña electoral y durante los meses de peregrinación de AMLO a lo largo y ancho del país, cuyo único lema era eliminar la mafia del poder. Los mexicanos no acabamos de descubrir el significado misterioso de varías promesas de campaña. ¿Quién entendió que amnistía era sinónimo de despenalización de la mariguana? Puede ser que sea bueno. ¿Por qué nos consideraron como inteligencias inferiores al no explicar las verdaderas intenciones durante la campaña? AMLO y su equipo se dirigen a un México de bajo nivel intelectual, perezoso y de lento aprendizaje. Por lo que las frustraciones pueden seguir y abundar en los meses venideros. Estamos cambiando de país. Ajustándolo hacía abajo. ¿Por qué mejor no buscamos elevarlo para mantenerlo en el siglo XXI en lugar de buscar regresar a los años sesentas del siglo pasado? La historia sirve para aprender de ella. No para replicarla en entornos incompatibles. butruilled@hotmail.com

Roberto Guillen

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Read also x