CRONICA DE UNA BOHEMIA CON MIJAIL BAKUNIN

CRONICA DE UNA BOHEMIA CON MIJAIL BAKUNIN

POR ROBERTO GUILLEN

Queridos lectores:

Con la espuma de la fruición he asistido a la dialéctica de la teatralidad para desenterrar de la historia las figuras de Marx y Bakunin, en la dramaturgia de Xavier Araiza. Dialécticamente Simón Petrikov encarna a un Carlos Marx que salta al escenario encendiendo en su gadget el himno  que ha inmortalizado a Mick Jagger:

i cant get no satisfaction, i cant get no satisfaction

cause i try, try, try and try

i cant get no, i cant get no

 ***

En la figura de Mijail Bakunin, Francisco García representa el destino de un perseguido que usa el disfraz como sobrevivencia vital. El anarquista marcado por la vívida Teatralidad, más allá de sí mismo.  El oso de la ruleta rusa, bajo la pertinaz vigilancia, la severa vigilancia, persiste en denunciar la religión del dinero. Dos utópicos de la taberna denuncian la viruela del cálculo egoísta que perdura hasta nuestros días. Cojean de eso que llaman sentido común, pero en la taberna Los Demonios flota el perfume de un Manifiesto. Por cierto, una atmósfera que me es familiar en mis conversaciones en el centro cultural La Bolita , con aquel comunista de la Liga 23 de septiembre, que junto con otros camaradas secuestraron un avión y se largaron a Cuba, para después perderse entre las calles de Roma y Paris.

Oye, comunista…y qué era lo que los movía a tí y a tus camaradas de la 23 de septiembre, por qué continuaban en esa lucha perdida?

El viejo le da un sorbo a su cerveza, y con el tono de una ritual sacralidad, expresa:

LA D I G N I D A D…

***

Corre-Bakunin-corre

***

Desde la esfera de los estrictamente Lúdico, Marx y Bakunin, en la dramaturgia de Xavier Araiza, trazan el jerogilifico de la Ressistencia…con sabor a vodka.

***

Ahhhh…ese instante dionisíaco  en que el anarquista ruso vierte un hilillo cristalino de vodka, frente al león alemán enjaulado en su riguroso Sistema para derruir las fortalezas del Capital. Bakunin, como el tránsfuga vodkeano, como llovizna ritual para fermentar el futuro y como reducto ambulante de la Libertad. La risa de Bakunin como proyección indómita del buen salvaje… 

 

***

Sucedió en la Taberna Los Demonios; sí, mientras Marx y Bakunin juguetonamente flotan en la Isla de la Inocencia un bello sonido hace vibrar la sensibilidad de mi alma: Araiza el dramaturgo ha destapado una cerveza para el periodista y único espectador de la Noche dostoyevskiana

Ya se imaginarán ustedes la inesperada ceremonia ritual Libertaria:

 

– Salú

– Salú

Aaaahhhh…  ( en la espuma de una epidérmica teatralidad)

***

Bakunin y Marx

Marx y Bakunin

En la taberna dostoyevskiana nos invitan a brindar por la irrestricta Libertad del Individuo. La risa de Bakunin, como la ignota floresta del Dios Pan.

***

La teatralidad de Bakunin en Monterrey se antoja para pinchar la desmemoria triunfalista del siglo XXI. La Teatralidad-Bakunin como una estratagema hamletiana para escapar del imperio de la cosificación.

***

Ta vigilan-Bakunin-te vigilan…

Roberto Guillen

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Read also x