¡BORRA LAS HUELLAS! ¡BORRA LAS HUELLAS!

¡BORRA LAS HUELLAS! ¡BORRA LAS HUELLAS!

POR DANIEL BUTRUILLE

La historia que comentamos ayer, relativa al despido de la Doctora  Muna Dora Buchahin Abulhosn, Directora general de Auditoría Forense de la Auditoría Superior de la Federación, cesada por su jefe, CPC Gerardo Lozano Durbernard, Auditor Especial de Cumplimiento Financiero, por instrucciones del Auditor Superior de la Federación, David Rogelio Colmenares Páramo, no es más que la punta del tempano, como lo revela Carmen Aristegui, (para variar), en su entrevista magistral al C.P. Juan Javier Pérez Saavedra, quien fungió como auditor suplente en la Auditoría Superior de la Federación -tras culminar el periodo de Juan Manuel Portal- y ante la falta de nombramiento de un nuevo titular por parte de la Cámara de Diputados. Sin entrar en los detalles de la entrevista, que está disponible en Aristegui Noticias, está claro que detrás de todo este enredo, está la destrucción sistemática del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) por parte del sistema político priista y peñista. Ya destruyó la Procuraduría General de la República, omitiendo someter el nombramiento de un titular a la nueva responsabilidad de Fiscal General del País, como lo manda la reforma constitucional; confabuló, en combinación con la partidocracia y con Emilio Gamboa, la no elección de un Fiscal Anticorrupción, como pieza esencial del SNA, desvirtuó los nombramientos de los jueces que iban a integrar el Tribunal Administrativo, y ahora, manda nombrar un Auditor Superior de la Federación cuya tarea es la de borrar todas las huellas de seis años de corrupción, y principalmente, todas las huellas de la participación en los desvíos multimillonarios del candidato “ciudadano”, José Antonio Meade, sujeto que nos vendieron como ajeno a todas las corrupciones de Rosario Robles y de Gerardo Ruíz Esparza, cuyos desfalcos nunca podrán ser cuantificados. El sistema está destruyendo las evidencias de sus fechorías, y para esto está descalificando una de las instituciones más sólidas que todavía podía asegurar un mínimo de rendición de cuentas. La verdad que asoma detrás de la entrevista de Carmen Aristegui es que el presidente Peña está dispuesto a todo para borrar las huellas de una administración cuyo catalizador fue la corrupción, desde la campaña con Monex y Soriana, hasta el Pacto por México en el cual logró enredar a sus rivales políticos (todos iguales de corruptos, es decir sin escrúpulos con los recursos públicos) y el NAIM y sus contratos impublicables. La burbuja tendrá que reventar antes de las elecciones. Insistimos que el combate a la corrupción debe ser el eje principal de esta elección. butruilled@hotmail.com

Roberto Guillen

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Read also x