«TENGO RAZONES, PERO TENGO MAS CORAZÓN»

«TENGO RAZONES, PERO TENGO MAS CORAZÓN»

Autor: Lic. Marcela Treviño Rivera CEO& Founder Motivus Amore

NO.

Yo no puedo con la HOMOFOBIA no puedo ser tolerante ante la insensatez humana, ante la falta de amor al prójimo, ante la hipocresía de vender la biblia como único modelo de comportamiento, a usar a Dios o el poder superior para señalar la conducta humana.

Reconozco que puedo ser intolerante ante la cultura del hombre de RECHAZAR lo que no es igual a él. Es una acumulación de tristeza observar al ser humano en pleno 2017 elegir NO SABER, NO QUERER SABER, NO QUERER EXPANDIR SU MENTE, NO ABRIR SUS CORAZONES.

Cada día trabajo en entender la falta de criterio de las personas, de nutrir su pensamiento, todos los días intento entender cada vez que algún hermano de mi comunidad sufre algún tipo de discriminación en la calle, en el trabajo, dentro de sus propias familias; me cuesta trabajo creer, que todavía existe gente en el mundo con la capacidad de sentir que «Tienen qué enderezarnos” Violentar a un ser humano ejerciendo algún tipo de violencia física y/o psicológica ES VIOLENTAR.  Erróneamente se ha ido desfigurando el concepto que por ley tipifica el » Derecho a la Libertad de Expresión»

 

Violencia vs Libertad de Expresión

La gente va por la vida usando el rechazo como una idea de vivir y un statu quo de «Puedo hacer y decir lo que quiero, en el momento que quiero, lo que me plazca pisando a quien yo quiera” “Es mi derecho»

Erramos. Escuchen, si la expresión (sea de la forma que sea) violenta a otro ser humano directa e indirectamente es Violencia NO Libertad de expresión.

 

Vivir en una sociedad llena de rechazo, crímenes de odio, explotación, abuso sexual, estereotipos de belleza, tabúes, machismo, violencia física, violencia psicológica, represión, dudas, prejuicios, etiquetas etc únicamente genera caos e intolerancia. Eso no es vivir es mal vivir.

Querer cambiar algo que es verdadero y real como el amor, es luchar contra lo natural del sentir humano. No luchan contra lo «natural» de relacionar hombre y mujer, luchan contra el amor (algo inalienable e inherente a todos.

Ayer leía en un libro de un maestro donde en uno de sus textos hablaba de » Vivir dentro de una aceptación y no dentro de una dualidad» como hemos creído. No porque la dualidad sea algo malo, sino porque a veces anteponemos la dualidad sobre la aceptación y dejamos de respetar y tolerar las cosas como son y/o las cosas que pasan. Y eso cambia totalmente las intenciones de vivir en armonía dentro y fuera de nosotros.

El texto también decía, que es bueno desechar toda dualidad, todos los juegos de luz y de sombra, mencionaba la palabra DESPERTAR como si nosotros en sociedad siguiéramos completamente dormidos.

La oscuridad es la ausencia de luz, si hay oscuridad hay oscuridad, si hay muerte hay muerte, si hay veneno hay veneno, si hay amor hay amor.

 

La oscuridad se encuentra en el deseo de luz, por tanto, la muerte se encuentra en el anhelo interminable de querer vida, la desesperanza es el resultado de la esperanza extrema.

Yo como muchos miembros de mi comunidad, me niego rotundamente a la idea de vivir llena de prejuicios y dudas acerca de si lo que hago con mi vida es correcto o incorrecto. Desecho la idea de vivir dentro de un país que mata porque alguien es diferente, en una sociedad donde alguien que violenta a una mujer porque le da la gana, de escuchar un frente qu dice que estamos «torciendo lo natural»

Como decía el maestro lo natural es aceptar y vivir en armonía con lo que tenemos, con lo que es real, con lo que está disponible.

Hace mucho que dejé de lamentarme y de pedir perdón por lo que vivía en mi corazón. Definitivamente no voy a dejar que alguien venga y me diga a quien puedo amar y a quien no.

El amor es igual en todas sus presentaciones. Dentro de nosotros debemos de aceptar el amor como una verdad a cualquier lugar a donde vayamos. Reconocer que está bien si alguien se siente diferente dentro de su cuerpo y busca las formas de poder encontrarse (física , espiritual , emocional y mental) aceptar la idea de que puedo ver a dos hombres tomados de la mano y eso no quiere gritar perversión o promiscuidad , si dos chicas  se casan, no son mujeres antinaturales o desviadas, o  es porque odian a las personas de su sexo opuesto, Debemos aceptar que un ser humano, que se siente lejos de su sexo de nacimiento, ahora tiene los medios a su alcance para poder hacer lo que crea necesario para sentirse feliz y plenos (aunque esto implique cambiar partes de su cuerpo) debo de aceptar que cada quien es libre de hacer, sentir, y pensar lo que crea que es seguro y sano para sentirse dentro de su cuerpo, mente y espíritu.

Dentro de sí mismxs.

No debería existir un impedimento dentro de sus cabezas para aceptar EL AMOR como la única verdad. Amen todo lo que camina alrededor suyo, sea igual o sea distinto a ustedes. ¿Cuánto más tenemos que vivir en guerra los unos con los otros? Para aceptar el hecho de que vivimos en el mismo mundo y lo que tenemos que aprender es a convivir, y dejarles a las generaciones de abajo, una sociedad dónde los valores principales sean el respeto, el amor, la tolerancia. Poder decir al final de nuestros días:

«Éste fue el mundo en el cual yo caminé, ésta fue la huella que yo dejé para los demás, y todo lo que hice lo hice bien, respetando y repartiendo el amor que tengo para darme a mí y para darle a otros»

En estos tiempos lo que queda es la lucha, de cada grupo social de vencer los obstáculos que día con día se interponen. NO seas tú parte de esa masa que se suma a los movimientos de intolerancia hacía el prójimo, se el valiente que se para de frente para decir «Te acepto» «Te quiero por lo que eres hoy y no por lo que representas» «Te valoro hoy» «Te respeto hoy»

La homosexualidad NO es una parafilia, ni la bisexualidad, ni la transexualidad, ¡ni las personas transgéneros son personas enfermas!  pónganse a leer, es algo que es y ya. No es como que un día te caes de la cama y decides cambiar, es algo con lo que naces y algo con lo que te identificas y sientes y eres feliz. Algo que viene desde las fibras más íntimas de ti mismo.

Como una vez me dijo un padre en una iglesia » La homosexualidad es una preferencia» es una orientación sexual, existen personas a las que les gusta el blanco existirá también aquellos que preferirán el gris, el negro o el azul y todo está bien.

Ahorita vivimos con ventaja, tenemos un mundo nuevo que explorar, cosas que aprender, re-aprender desaprender, somos demasiado afortunados por poder en éste tiempo cambiar y depositar un granito de arena para mejorar y vivir en una sociedad libre de violencia. Seamos el cambio.

Debemos aceptar lo que anteriormente fue invisible a los ojos

Yo quiero reconocer la diversidad, lo diferente a mí, quiero salir a la calle y disfrutar de mi vida, de la realidad que me tocó, me encuentre o no de acuerdo quiero poder fomentarles a mis hijos, a mis sobrinos a los de abajo que lo mejor es vivir en armonía, dentro del amor, con valor y calidez humana.

«Tengo razones, pero tengo más corazón»

 

 

Roberto Guillen

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Read also x