PARA RECUPERAR LA CONFIANZA DE UN PUEBLO

PARA RECUPERAR LA CONFIANZA DE UN PUEBLO

POR DANIEL BUTRUILLE

Escribe Román Revueltas en su columna “Política irremediable” una frase para desaparecer al Estado Mexicano en un socavón sin fondo: “El Estado moderno se edifica en torno a la confianza de los gobernados”. Con esta afirmación sencilla, explica la falta de Estado y de autoridad en México. ¿Cuál modernidad? ¿Confianza de los gobernados en un presidente y un gabinete corruptos? ¿Confianza después de la casa blanca, de Malinalco y del tren exprés a Querétaro? ¿Confianza después de la ola tan prometedora de la nueva generación de gobernadores escogidos por Peña Nieto, al estilo de los Duarte, de Borge, de Medina y compañía? ¿Confianza después de la revolcada que nos dio la pareja infernal de Peña Nieto y Luis Videgaray, primero seis años en el Estado de México y ahora en el Gobierno Federal? ¿Confianza cuando el endeudamiento del país subió 10 puntos de PIB en cuatro años de administración de la misma pareja infernal? ¿Confianza cuando el panorama para el último año del actual régimen parece de pesadilla, con un diferencial de 10% entre los ingresos presupuestados y los egresos presupuestados? ¿Confianza cuando el servicio de la deuda absorberá más del 12% del presupuesto de ingresos? ¿Confianza cuando el aumento del gasto proviene principalmente de un crecimiento desorbitado en el costo financiero? ¿Confianza cuando un Secretario de Hacienda apartidista se queda callado a la vista de todos los actos de corrupción y de desvíos de recursos a los cuales asiste en primera fila? ¿Confianza cuando Nuevo León tiene dos años sin gobernador? ¿Dos años sin gobierno por la estéril oposición  del Legislativo y del Ejecutivo y la ineficiencia total y absoluta del poder judicial? ¿Confianza cuando los juegos electorales consumen las energías y los recursos de un sistema político que ha perdido contacto con la realidad? Ya es tiempo de voltear la tortilla y de preguntarnos que se requiere para recuperar la confianza de los gobernados en sus instituciones y en sus gobernantes. Se requiere combate efectivo a la corrupción, el fin de la impunidad y castigos certeros y reales para los corruptos. Extinción de dominio real y no simulada. Se requiere austeridad en el manejo de los asuntos públicos. Endeudar el país es una irresponsabilidad. En tu casa no lo puedes hacer impunemente. ¿Por qué los gobernantes lo pueden hacer para que nosotros paguemos? Se requiere que los gobernantes de a de veras no permitan los actos de corrupción. ¿Cómo fue posible la estafa maestra sin la complicidad de políticos de todos niveles, muy mal intencionados? No hay Secretario de Hacienda honesto si deja pasar tantos movimientos financieros chuecos. Por medio de la Unidad de Inteligencia Financiera, los puede detectar todos. Que no se haga el inocente. Para recuperar la confianza de los gobernados, basta con que los gobernantes sean honestos y competentes. Desde Peña Nieto, el Bronco, Meade y Videgaray. El gabinete entero. Todos los gobernadores y alcaldes. Así de simple. Los electores ciudadanos tienen la decisión en su voto. Si no, la decisión la tendrá los violentos. butruilled@hotmail.com

Roberto Guillen

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Read also x