LOS ESTRAGOS DE LA MAFIA INMOBILIARIA

LOS ESTRAGOS DE LA MAFIA INMOBILIARIA

POR RAÚL A. RUBIO CANO

 

Mucho se está mencionado en los medios, no se diga en los chats de los vecinos e interesados por el derrumbe de varias casas en el cruce de Río Nazas y avenida Lázaro Cárdenas en la colonia La Antigua, municipio de Monterrey, que ayer a mediodía, implicó una lamentable afectación al patrimonio y vidas de los vecinos de La Antigua por el interés de la locura para valorizar capitales –cueste lo que cueste- de los “zares del desarrollo urbano” local, “la mafia inmobiliaria” como la llama el ambientalista Guillermo Martínez Berlanga y, que en esa avaricia desmedida y su gran ignorancia en materia de construcciones, combinada con alta corrupción e impunidad de autoridades, es obvio, que esos desarrolladores urbanos le han faltado el respeto a la población, al ambiente y a la metrópoli en sí. Ya se señala como promotores y desarrolladores de ese edificio en tal zona a Adrián Villarreal del despacho Vía Inmuebles y, al arquitecto Rodrigo de la Peña, de  RDLP Arquitectos. En fin, la realidad es que independientemente de todo lo que se diga sobre el caso, valdría la pena considerar lo siguiente: En esta ciudad metropolitana hace décadas, llegó de Nueva Rosita, Coahuila, un brillante estudiante que se formó como ingeniero civil en el ITESM, llamado Yamal Chamoun, y que fue premio al saber y fundador y presidente de la empresa ESCALA. Yamal, se preparó en los Estados Unidos para ser Proyect Management Institute (PMI). O sea, un Administrador Profesional de Proyectos y, sus servicios fueron vitales para muchas obras públicas y privadas, hasta que llegó la brutalidad profesional y el oscurantismo en todo tipo de construcción. Yamal, preparó a muchos ingenieros en esto de ser PMI y hoy, buena parte de ellos son verdaderos responsables de obras con serias deficiencias, porque abandonaron la ética y le entraron a la corrupción de los grandes señores del dinero y de sus políticos a modo, ya que fueron ofreciendo su firma “por treinta monedas”, para decir que todo estaba bien en un proyecto, o llegándose al extremo, que ni siquiera los permisos municipales toman en cuenta a ese supuesto experto que puede evaluar los proyectos y garantizar su buena construcción, Para ingenieros civiles y geólogos consultados, ya consideraban ayer, como un gravísimo error, haber utilizado pilotes para soportar las paredes de esa gran fosa, en vista de que la naturaleza de materiales del sitio y dimensiones y profundidades de la misma, exigen que la contención, debería de haber sido un “Muro Milán” pero, ese recursos hubiera sido muy caro e implicaría verdaderos profesionales y diversos permisos para su construcción, y todo eso, demandaría más tiempo y mucho, pero mucho más dinero, que utilizar pilotes. Definitivamente, los dueños de ese proyecto no tienen alma, son ignorantes en el tema y codos hasta las cachas, por otro lado, en esta tragedia hay muchos implicados, muchas velas que en ese entierro de casas y vecinos, no se podrán apagar tan fácilmente ¡Órale!raurubio@gmail.com

Roberto Guillen

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Read also x