LA FAUNA POLITICA DE NUESTRO TIEMPO

LA FAUNA POLITICA DE NUESTRO TIEMPO

POR GLEN VILLARREAL ZAMBRANO

En México no tenemos un Justin Trudeau por el cual votar sin pensarlo dos veces. Un progresista liberal, amigo de los ateos, gays y feministas, paladín de las libertades sociales, respetuoso del libre mercado y enemigo de los oligopolios mientras busca crear un Estado de Bienestar con mínimos estándares aceptables para cualquiera. No hay un candidato con posibilidades realistas que cumpla todo esto.

Lo que aquí tenemos es al Partido de Estado que postule lo que postule va a ser la misma ratería de siempre, pues funcionan como colmena y no como individuos. Tenemos una alianza de la derecha católica con la izquierda moderada que postulará o a rufianes con poder electoral como Moreno Valle, o a algún externo sin poder electoral como Alvarez Icaza. Tenemos al Salvador que en su juventud gobernó con madre el DF, pero hoy cree honestamente que es infalible, nunca se equivoca, y que todos los que no estén hincados a sus pies son malvados; ni los Zapatistas ni Kumamoto se libran del Juicio del Señor, pues no han abierto su corazón a la Verdad, pero Bejarano o Bartlett son purificados, pues se arrepintieron y tomaron el camino de la salvación. Al final está el ranchero malhablado del norte que ignora las diversidades, le vale madre la alta cultura y trae a Dios a sus discursos políticos. Está lleno, hasta la madre de fallas, pero acepta que las tiene; escucha y hace caso: «Monterrey VI siempre sí va,» la gente se enoja, «bueno ya no va». Habla con Elizondo y se convence: «La tenencia siempre no se puede quitar,» la gente se enoja, «bueno sí la quito». La federación aplica gasolinazo y los transportistas quieren aumentar tarifas, la gente se enoja (y destruye el Palacio), y él congela los precios del transporte y aparte se baja el sueldo.

Por el PRI yo jamás votaría. Por el PAN tampoco. Por la izquierda moderada o un externo sí podría, pero no tienen fuerza para vencer al sistema. Si quiero cambios, me quedan el tío Peje y el tío Bronco.

Prefiero a alguien que sí le entre la idea de que se puede equivocar. Salvo que sea una carrera sólo entre el PRI y el Peje, yo voy Bronco. Ojalá sí se lance.

Roberto Guillen

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Read also x