LA CARTA DE JAVIER LIVAS

LA CARTA DE JAVIER LIVAS

POR DANIEL BUTRUILLE

Desde el 1º de enero de 2018, circula en las redes, una carta cuya firma, sin comprobar, es la de Javier Livas, en la cual se dirige a cien “personalidades” seleccionadas por él, para proponerles un diagnóstico resumido en tres puntos que según él representan los síntomas de la descomposición y del fracaso institucional del país. Luego, levanta una lista de las instituciones (son diez las que señala) que están fallando y requieren ser reparadas o rediseñadas con toda urgencia. Concluye su carta solicitando aprobación del diagnóstico y aceptación en participar (suponemos que a enderezar las instituciones señaladas). Procedimiento cuestionable y de todos modos muy tardío para sugerir soluciones, cuando hace más de mes y medio que AMLO ya presentó su proyecto de Nación, producto de más de doce meses de trabajo colectivo, y que los precandidatos ya están desplegando sus campañas en todo el horizonte. ¿Tendrá tiempo para hacer propuestas dignas de ser consideradas por los candidatos? La selección de las cien personalidades es producto de la libreta  de contactos de Javier (muy norteña, como se debe). Igual que hay muchos aciertos, hay muchas omisiones imperdonables que le restan potencial y capacidad de soluciones. ¿Tendrá Javier una libreta de direcciones actualizada? ¿O solamente busca opiniones amigables? Para validar su diagnóstico, hace un exhorto a cien mexicanos y mexicanas que “visiblemente despliegan un liderazgo visible” (sic) en su ámbito de actividades. Para él, los síntomas son solamente tres: Corrupción, Inseguridad e Impunidad. O ha perdido piso con la realidad social del país, o su situación personal le hace perder de vista por lo menos otro síntoma básico, sin menospreciar varios otros: la Pobreza creciente en la sociedad mexicana. La pobreza y la injusticia social asociada no dejan de ser síntomas de regímenes cuyas prioridades han estado en otros ámbitos y más asociados con el enriquecimiento de la clase política. Seguramente, muy alejadas del rediseño de un sistema de distribución de riqueza digno de las grandes democracias del mundo. En su listado de las instituciones por “ser reparadas o rediseñadas con toda urgencia”, Javier omite, consciente o inconscientemente al Ejercito, la Iglesia y la Empresa, tres componentes indisociables de cualquier transformación social y política en México. Tampoco abre la puerta a una mayor participación ciudadana en la elaboración de políticas públicas, desconociendo lo que acaba de suceder con el Sistema Estatal Anticorrupción en Nuevo León. Interesante y valioso el llamado de Javier Livas, si es que el documento que circula es auténtico. A mi parecer, muy tardío. La sociedad civil tiene la capacidad para aportar sugerencias y soluciones a los males que describe Javier. Pero complica que sea de último minuto, y además con un guión prediseñado. Es necesario seguir contribuyendo. México necesita a todos. butruilled@hotmail.co

Roberto Guillen

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Read also x