DE UN ENCUENTRO CON LOS AMANTES DEL DERECHO

DE UN ENCUENTRO CON LOS AMANTES DEL DERECHO

POR ROBERTO GUILLEN

Que tonificante resulta saber, queridos lectores, que entre la maraña de tunantes que ha generado “el sistema”, hay personajes que honran a los próceres de la historia, marcando una esperanzadora diferencia y dejando un ejemplar legado para las próximas generaciones universitarias.

Así lo constatamos esta mañanita templada de septiembre, en que el abogado Mariano Núñez ha protagonizado una jugada de tres bandas, al llevar una ofrenda floral a la efigie de Don Alejandro de Treviño Gutiérrez, el autor de la primer cátedra de Derecho en Nuevo León, bajo el influjo de las ideas libertarias de Fray Servando Teresa de Mier, que también permearon en la formación del maestro Amadeo Garza Treviño.

La cita con la Historia se dio en la plazoleta del Tribunal Superior de Justicia, donde también acompañaron al abogado Núñez grandes personalidades como el magistrado Patricio González,  Américo Meléndez, Oscar Muraira, Serafin García, Jesús Iglesias y  Luis Gerardo Treviño, presidente de Vertebra.

Fue una modesta y fraternal ceremonia, donde se exhibieron un juego de bellas portadas que caracterizaban a la revista Judicatus, que editaba el maestro Amadeo, donde alcanzamos a apreciar las figuras de Benito Juárez y Mariano Escobedo, entre otros.

Fue una ceremonia ausente del boato y el banal besamanos que caracteriza a los actos de gobierno, plagados de ambiciosillos, trepadores y lambiscones. Nada que ver con eso. Esta fue una ceremonia de los Amantes del Derecho, que no precisaron de un padrino para llegar a ser lo que ahora son.

Son figuras de la Cultura Jurídíca que abrigan valiosos tesoros que aportar para la generación de nuestro tiempo.

Y son figuras de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

 

Roberto Guillen

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Read also x