LAS ONDULACIONES DEL ODIO

LAS ONDULACIONES DEL ODIO

POR MAHADMA SOLIS

Odio III. M. Solís (2018).
.
Odio que no pueda caminar sin extender inconscientemente la mano pidiendo un cigarro a mi vecino, que por la madrugada aún borracho me dice que no fuma ya que es un vicio muy feo y, al instante se voltea a vomitar.
Odio pensar que al llegar a casa estarías tu otra vez, odio decepcionarme cada vez que llego al hogar; no encontrar ni un fantasma, que vivas en mi pecho y en las marcas de mi piel, ya no te puedo ver.
Por las mañanas me levanto a trabajar y te quiero besar, ahora en tu lugar solo hay muros, me meto a bañar con el vacío de mi corazón, cuando tengo que comer he llegado a colocar tres platos, uno para ti, otro para mi y otro para el amor. Pero tu ya no estás.
Odio verme al espejo y saber que cuanto he perdido ha sido por mi culpa, enciendo un cigarrillo al salir y me vecino borracho me grita sin piedad: «Oye chico, ese vicio te va a matar… ese vicio te va a matar» entonces yo sonriendo solo puedo responder que lo sé.
Odio pensar que ya no me extrañas, porque yo aún lo hago, también sé que tarde o temprano lo dejaré de hacer o sino antes me mata mi vicio.
Odio cuando se me acaban los cigarros en la madrugada, porque a esa hora ya no hay tiendas abiertas para ir a comprar, odio pensar que ahora fumas con otros tipos y en otros lugares, que ríes mientras no puedo dormir, odio llegar a casa y esperar encontrarte aunque ya sé que no estás y eso no tiene nada malo.
Pero sobre todo odio no poder dejarte de amar.

Roberto Guillen

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Read also x