CRONICA DE UNA TARDE CON TADEO PADUA…

CRONICA DE UNA TARDE CON TADEO PADUA…

POR RUBEN MARTINEZ

La tarde en La Bolita era de 37 grados, y no de alcohol…adentro, pegado a la radiola, un muchacho flacucho, apoyado en su bastón, simulaba ser Oscar Wild.
El tal muchacho era Tadeus Padua, una promesa del espectáculo. Tenía a mis amigos, cinco en momento, suspendidos en ascuas, emocionados y cautivos. ¿Cómo un niño de cincuenta kilos, alto y desgarbado, podía hipnotizar a viejos muy correteados?
La razón era su canto, de su gasznate surgió Marco Antonio, José José, Leo Dan, Enrique Guzmán, Napoleón y muchos más. César y Jimmy, que sí saben de canto, sólo lo escuchaban.
Invitó caguamas y cigarros Camel, hasta que mató sus fondos económicos. Nunca dejó de cantar. El detalle vino después de cuatro horas de concierto. La tal Anita, guardia y cancerbera de nuestro refugio, chilló para parar a Tadeo…que ya eran cuatro horas. Y corrió a nuestro artista, pero mi reacción fue ir detras de él, y lo alcancé en el Barclais, de donde lo corrieron por no pagar una cuenta. Peccata minuta. Optamos por ir al Vencedor y tomar una y ya. En la barra del Vencedor fuimos super bien atendidos, y platicando, platicando, reté a Tadeus a cantar con el grupo. Como pez en el agua subió a la tarima. Yo le pagué dos canciones por 50 pesos: el escogió El Triste, y yo le pedí La Almohada. Aquel flacucho se transformó en un super hombre, su voz y su fuerza histriónica rebozaron el Vencedor, las arañas y las meseras estaban a sus pies. Su canto era una inyección de Arte no conocida en ese antro. Cuando interpretó la segunda canción, El Triste, fue el acabose. A la mitad de la canción que va entrando el marco patrón, que al verlo se arrodilla babeando, mientras la gente aplaudía y el grupo hacía un encore.
Al terminar, Tadeus y su bastón regresan a la barra: la Noche ya era Mágica y las meseras lo felicitaban, las nenas estaban con él. Tadeus tiene su fórmula para vivir. Es un chico listo. Ahora depende del poder de convocatoria. Sus compañeros de espectáculo son puros gargantones de edad indefinida, todo ellos son colchones miados.
La Bolita merece mejor atención y respeto, viven de nosotros, no de los que toman en el Golpe.

Roberto Guillen

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Read also x