LA NUEVA FORMA DE HACER POLITICA

LA NUEVA FORMA DE HACER POLITICA

El menesteroso siempre lo tendremos urgido. Es la carne de cañón de los partidos en el poder. Sus sufragios se venden al mejor postor. Por migajas satanizan a la democracia.

Por la mente cruza la idea de la desesperanza. De nada cambia y todo sigue igual. El ganador para los cargos ya se encuentra tamaleado. Si ellos van o lo dejan de hacer.

Cuando la necesidad es mayor a la moral, son capaces de ofrecer la vendimia de las almas. Los tentáculos de las estructuras electorales, de los programas de acción comunitaria, de las asociaciones civiles disfrazadas de filantropía.

Les llevan inútiles bolsitas con caramelos para un hambre eterna. Detectadas las imposturas, la remoción de los ladrillos de la base de la corrupción.

Incluidos en los programas sociales, de erradicación de esos votos flotantes. De los acarreados en la jornada electoral. Cuando la mayoría sale a sufragar, esos votos no influyen en el resultado. Solo en la representación proporcional.

La alta inversión financiera los vuelve incosteables. Barril sin fondo. Apuesta pendenciera en los guetos citadinos.

Una nueva forma de hacer política viene de la mano con disminuir las diferencias entre los desposeídos en el reino de los cielos aquí en la tierra y quienes gozan por lo menos de lo indispensable.

Ese es el salvoconducto. Evitar la clientela del hambre.

Dr. Gerson Gómez Salas.

Monterrey N.L.

Roberto Guillen

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Read also x