EL TRISTE SHOW DEL MORENA…

EL TRISTE SHOW DEL MORENA…

POR DANIEL BUTRUILLE

Cuando al régimen no le conviene castigar al corrupto, se ensaña con el corruptor. Resulta grotesca la información de la Secretaría de la Función Pública que dos empresas filiales de la firma brasileña Odebrecht, fueron multadas por mil ochenta y seis millones de pesos  por la Contraloría de Pemex. Cuando todos los países en los cuales los políticos en turno cayeron víctimas de sobornos escandalosos de la empresa brasileña, aquí en México, el sistema que nos gobernó durante este último sexenio, aplicó la fórmula consagrada: “la mejor defensa es el ataque”. ¿Cuáles sobornos, si la empresa ofensora es una vergüenza que “presenta información falsa para obtener contratos”? ¿Pagarán las multas las empresas citadas? Lo más seguro es que nunca. Pero en la visión de un Presidente que nunca entendió realmente que la corrupción no podía ser un sistema de gobierno sino un robo a la nación, no tiene mucha importancia. Más bien ninguna. Al estilo de algunas culturas que consideran el engaño como una virtud y no como una mentira. Parece que esto es remanente de un sexenio que se desvanece en la vergüenza, inventando versiones poco creíbles de una realidad que  la historia próxima se encargará de desnudar. A menos que haya complicidad entre el sistema entrante y el sistema saliente. De otra forma cómo justificar este episodio ridículo, lamentable, de lo que pasó en el Senado de la República el martes 4 de septiembre. Un político de la peor calaña, gobernador con licencia, senador por capricho, que pidió licencia para dejar de ser gobernador y que una vez senador pide licencia para dejar de ser senador, para volver a ser gobernador hasta el último segundo, y que logra voltear la decisión de la Asamblea de acabar con sus caprichos para lograr una segunda votación (¿a qué precio político para su partido despreciable?) que le permitiera cumplir con su afán de poder enfermizo… ¿Este es el propósito de Morena de manejar la mayoría del Senado? ¿Hacía qué otros tantos desastres nos van a llevar con esta mayoría? ¿Realmente, cambiamos de una imposición indigna para caer en otra peor de sumisa y ridícula frente a los caprichos de una partidocracia moribunda? Hace apenas tres días que empezó esta legislatura. ¿Qué más nos espera? ¡Ojo! No creo que la sociedad (el pueblo cómo diría Morena) tenga tanta paciencia. butruilled@hotmail.com

Roberto Guillen

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Read also x