“AAAAHH MUNDO HEDIONDO”

ROBERTO GUILLEN

Cuánta descarga crítica habita en la expresión del gran Rómulo Lozano, que nunca se leyó al Ciorán pero no dudo en expedir una sonora socarronería contra los drenajes de la prostituta condición humana: “Aaaahhh mundo hediondo…” Ja. Que las marionetas malandrinas del Señor X van de ridículo en ridículo triunfalista, y ante la desgarradura lastimosa de los panistas, anuncian que seguirán con su gusana alianza perdedora. Y lo que resulta por demás despreciable, son la runfla de chayoteros que se habilitan como meros maniqueos del nado sincronizado, soslayando los hedores de una alianza malandrina, y dirigiendo todas sus baterías contra el Morena y sus aliados. Miren nomás el ridículo que sacude a carcajadas las redes sociales con eso de que el baby Krauze quería agarrar de patiño al Jorge Ramos para que también golpeteara a López Obrador.
Osea, se vuelven seres despreciables.
No por nada el maestro Carlos Fuentes bautizó a Enrique Krauze como la cucaracha ambiciosa.
No por nada Anatole France solía decir: Los desprecio con ternura…