EL ABOGADO GALINDO Y LOS DEFENSORES DE LA JUSTICIA

ROBERTO GUILLEN
No, no nos equivocamos. Por eso lo hemos bautizado como el Abogado del Pueblo (nada que ver con esa baratija editorial de Mr. Junco).Que no solamente lo hemos entrevistado y ya. Nou, nou, nou…nos interesa conocer al Ser Humano, conocer las motivaciones interiores que palpitan en el Espíritu del abogado Aurelio Galindo, un personaje que vibra con las lágrimas y dolores del Pueblo. Una figura que brilla con luz propia. Dueño de una simpatía natural, que lo ha convertido en un liderazgo y en un referente, si de atravesar el derecho por los débiles , se trata.

Su irreductible compromiso con la Justicia lo ha conducido a granjearse el respeto de sus colegas, a tal grado que el honoroble Ramón González Beltrán y un equipo de jurisconsultos, lo han designado como el Presidente del Colegio de Abogados Advocati Justitia, es decir, los Defensores de la
Justicia están de regreso. Maravilla de ceremonia la que vivimos ayer, en las antiguas y bellas instalaciones de la Casa del Campesino.

Ha transcurrido lo más gacho de la pandemia, y el colegio de abogados se apresta a esgrimir la espada de la Diosa Temis, como un radar que detecta las injusticias que menudean en el seno social. Porque Advocati Justitia busca dignificar la profesión y no enclocharse con el costumbrismo del abogado chicanero, o el abogado machotero o el abogado codiguero. Bastaron unos minutos de una breve entrevista para volvernos a convencer que estábamos en el lugar correcto y con las personas indicadas. Mientras el honorable Ramón González Beltrán nos hablaba de la Etica como la brújula que rige los andares de Advocati Justitia, el abogado Galindo se engalanó a sí mismo al pronunciar esa bella palabra que llaman COLECTIVIDAD. Ya saben ustedes que en los días corrientes prima un individualismo atroz, y que por más títulos y distinciones, la generación corre hechizada por el oropel,ausentes de todo filamento ético. Hasta que se estrellan con las trampas del Easy Money.
El Colegio de Abogados como un remanente donde abrevan los espíritus que hacen valer el derecho. Que se atraviesan por los débiles. Que dignifican la profesión. No sabíamos que la hija de Galindo también es abogada. No sabíamos que también esgrime la Espada de la Diosa Temis. Vaya sorpresa nos llevamos cuando presenciamos el gran triunfo del abogado
Aurelio Galindo: Su hija Abigail, una Promesa de Futuro. Seguiremos informando.