UNA MUJER DE PAZ RECONSTRUYENDO EL TEJIDO SOCIAL

ROBERTO GUILLEN
Queridos lectores, qué grandiosa es nuestra sociedad mexicana, que cuando uno cree haber conocido el “abc” de la gran familia que lucha por transformar este lindo país, surge la heroína desconocida que palpita, que no se rinde, que quiere brindar su corazón al Pueblo: como emulando aquella rola que va mas o menos así: “Quien dijo que todo esté perdido…yo vengo a ofrendar mi corazón”. Pues los Dioses han querido, queridos lectores, que esta mañanita templada de octubre compartiéramos unos deliciosos chilaquiles de pollo en salsa roja – con sus respectivos chiles toreados y panecillos tostados- con Yolanda Buentello, una conciencia tan libre y soberana como la misma República, que vela por las olvidadas comunidades índígenas. Que no afecta el tufo protagonista y puritano de un zapatista,pero bien que se ocupa en dignificar a los hijos de Quetzalcoatl…que a la tiranía financiera le urge tapizar a la madre tierra de concreto y tinacos rotoplas. Que la sangre de los feminicidios pintarrajea las pantallas y las tripas de la virtualidad.Que un caos buitre devora la energía de las juventudes.Que los hombres del Poder carecen de Grandeza y desembocan en la letrina de la historia, ebrios de poder; que…