ROMEO Y GERTRUDIS

ROBERTO GUILLEN
Una vez más , queridos lectores,tuvimos la oportunidad de visitar la fragua de talentos histriónicos que llaman Mi Teatro, un bello concepto hiperrrealista de gozar a unos cuantos centímetros el respirar, el latir,el palpitar del teatro regiomontano, ahora con la comedia Romeo y Gertrudis, una ´chispeante pieza de Hernán Galindo que Renán Moreno le imprime su vena juguetona a las jugarretas que Gertrudis le juega a un ladronzuelo de azucar, ocio y liviandad que ha sorprendido en el nido de su soledad :que donde hubo fuego, cenizas shakespearanas quedan…
***
Y la existencial terquedad luminosa de Veva Cuervo en el mini-escenario, nos provoca parafrasear al Grande Pessoa: Si el teatro existe, es porque el mundo no es suficiente.
***
Me Gusta el Mi Teatro de la bella señora Yuya Martínez, porque puedo llegar y comprarme una deliciosa cerveza para gozar la pieza en turno. Me gusta el concepto Mi teatro porque huele a futuro y trascendencia. Porque serpentea la sonrisa de la niñez, como una promesa de oro.
***
Continuando con La Pasión de la Señora Cuervo,ahora la vemos representando a una abuelita de canela y nostalgia,cuyo recinto de soledad es dominado por el retrato de su Nicanor la otrora flama que ahora luce disecado con su gallardia de General. Pero en su viaje de mecedora y nostalgia lo suple con la compañía del otro Nicanor, un bello minino imaginario que será desplazado con el encuentro de un subrepticio ladronzuelo, para convenir en el columpio de un absurdo y hacer la vida más llevadera,que sin ternura todos estamos condenados a monologar con la ficción de Nicanor…