LA DANZA ETÉREA DE LA LIBERTAD…

ROBERTO GUILLEN
Ahhhhh….que dicha la mía, esa nochecita un periodista iconoclasta flotaba con lo inesperado. Ella perfumando y dejándose perfumar por la obra de Agueda Lozano, Ella escenificando el asalto de la ternura visual: la Marianne de un Boticelli ebrio de Libertad: la versión femenina de Prometeo. Hablamos de un ritual de magia subversiva que nos brindó la compañia de danza contemporánea Cuerpo Etéreo, cuyo supra-lenguaje corpóreo traza el jeroglífico de una Feminidad luminosa escapando a esos tentáculos omnímodos que todo lo enajena y prostituye, que hace del hombre un circense reptil lacrimoso, que nos ha infestado de cucarachos vi$co$os Pasan las horas y los días…y no concibo olvidar la danza etérea de la libertad en el centro cultural universitario del colegio civil…Saluú estetas!!!