BIENVENIDOS AL BANQUETE DE LA VIDA…

ROBERTO GUILLEN
Que había concluido el Congreso Internacional de Migrantes y ahora correspondía el after de rigor. Que se requería sacar un As de la Manga y agasajar a las Heroínas de la 4T. Que un sabadito lindo de febrero brillaba el sol para compartir la mesa con los tercos activistas-diamantes del movimiento migrante internacional. Que urgía levantar la Copa de la Amistad para brindar por el gran Porfirio Muñoz Ledo que había apuntalado la demanda de construir ciudades santuario para la migración en México. Que también era preciso brindar por el diputado Ramiro Gonzalez, que nos había brindado un gesto de solidaridad. Que era preciso establecer un puente entre las Heroínas de la 4T. Que cuando se cultiva eso que llaman Amistad, se abren las puertas del Banquete y fluye la AlegrÍa. Que ya nos esperaba el ambientalista Mariano Núñez y su hija Maria Elena Núñez, en el Huerto de los Leones, un oásis para honrar a la madre naturaleza en el corazón del Barrio Antiguo. Una reserva para escapar a la dictadura del show “bisnes”. Un islote para decantar la belleza del colibrí. Una hendidura cósmica para flotar más allá de la feroz relojería…y en esa estábamos, cuando de pronto aparece Don Mariano Núñez con dos bellos ejemplares de zanahorias, cultivados en el Huerto de los Leones: La para-milagrosa imagen de un fruto luminoso que musitaba el eco y la savia de un Bienvenidos al Banquete de la Vida.